Colombia.com Bogotá Martes, 02 / Ago / 2016

¿Ser madre? Prefiero vivir para mí

Muchas mujeres han decidido decir no a la maternidad. La mujer de hoy, no es como la del siglo pasado y estamos frente a un cambio que parece aterrorizar pero no es así.

¿Ser madre? Prefiero vivir para mí
¿Es esta la nueva forma de ser feliz de una mujer?

El plan de muchas mujeres ya no se basa en tener hijos.

“Que no tengo hijos porque prefiero mi carrera, mi libertad”...“Que no tengo hijos porque no quiero traerlos a sufrir”; “Que no quiero por mi cuerpo”, y muchas más razones pueden haber para que las mujeres ya no tengan hijos… Más bien, ya no decidan tener hijos. 

Te puede interesar: Jennifer Aniston: "No estoy embarazada, estoy harta".

Esto es una cachetada a la historia patriarcal del mundo, el cual decía que la mujer se dedicaba a cuidar de sus hijos y su hogar… Cuento viejo.

Hoy en día existe un grupo de mujeres que maneja una tendencia ideológica y se autodenominan ‘nomos’, es decir no-mothers (no madres). Se basan en no tener hijos, en tumbar el significado biológico de la mujer y en empoderarse de su cuerpo, de su vida, a través de sus decisiones… Es apenas obvio y necesario pensar que las mujeres deben decidir. 

Así como hay otras mujeres que quieren ser madres o no ven problemas en dedicarse al hogar… Hay de todo y como el feminismo promulga: ante la decisión, respeto.

El problema de todo esto es que, el problema de decidir si eres madre o no, termina influyendo en el terreno profesional… Y si lo ponemos en ese escenario, la mujer sin hijos tiene muchas más posibilidades de surgir en ese aspecto. 

La mujer con hijos tiene ya en ellos una responsabilidad y por lo tanto, una preocupación que en algún momento recalará en el terreno laboral.

Surgir en su labor, concentrarse en ello, sin tener ese tipo de compromisos, puede aportar a superarse cada vez más a nivel profesional, sin que eso suponga que la mujer con hijos no pueda llegar al éxito.

Precisamente por esto y a partir de la a Encuesta Nacional de Demografía y Salud, (Ensin) entre 2005 y 2010 aumentó en 5 por ciento el número de mujeres con educación en el país, mujeres que declararon que no tendrían hijos.

La tendencia ha cambiado y ellas saben que tienen un poder enorme, influenciable, apreciable para ellas y la sociedad y por eso, tener un hijo se sale de sus posibilidades. Los gastos y el tiempo prefieren dedicarlo a viajes y gustos propios.

Pero la mujer con hijos, pequeños, grandes, tienen un reto mayor que en ocasiones complica otros aspectos de la vida y sólo por eso, la diferencia entre aquella que no es madre, con la que sí, comienza a tomar relevancia. La empresa, de seguro, se inclinará por aquella que pueda dedicar más tiempo al crecimiento de su entorno laboral y así apuntan las nuevas tendencias empresariales: si me puedes otorgar más tiempo, mejor será tu desempeño, mi empresa crecerá más.

Negocio redondo.

Al final, y en conclusión, los tiempos demandan un cambio. Las mujeres entienden eso y la tendencia de no tener hijos, responde a una necesidad personal que deriva de un global, por lo que el poder de decidir en ellas, también conlleva a cambiar los estereotipos que se le impusieron. 

Una de ellas, la de ser madre, no va de la mano con el sistema actual y aunque hayan casos de madres con mucho éxito, hay más que lo han conseguido sin hijos.

Andrés Álvarez / Colombia.com