Colombia.com Bogotá Miércoles, 20 / Dic / 2017

EE.UU: 2017, el año de los fenómenos climáticos extremos

Huracanes, tormentas, inundaciones, incendios y más fenómenos naturales dejaron huella en Estados Unidos. 

EE.UU: 2017, el año de los fenómenos climáticos extremos
Foto: Pixabay.

Estados Unidos fue arrasado en 2017 por devastadores huracanes, inundaciones e incendios, unos fenómenos extremos que, según los científicos, coinciden claramente con el cambio climático asociado a la acción de los humanos.

Te puede interesar: NASA se prepara para el primer viaje interestelar de la Historia

Este año el país abandonó el Acuerdo de París sobre el clima, que el presidente Donald Trump considera que le penaliza y al mismo tiempo favorece a China.

Houston, la cuarta ciudad más importante de Estados Unidos, quedó a finales de agosto sumergida por las inundaciones producidas por las tormentas que trajo el huracán Harvey: decenas de personas murieron, hubo evacuaciones masivas y los destrozos costaron miles de millones de dólares.

Una semana más tarde, Irma barrió con sus vientos de hasta 300 km/h parte de las islas del Caribe y obligó a evacuar a varios millones de personas en el estado de Florida.

Los líderes políticos de Saint-Martin o Barbuda hicieron un llamamiento contra el cambio climático.

Casi antes de que pudieran recuperar el aliento, María destruyó Dominica y Puerto Rico.

Además, Estados Unidos ha sufrido en las últimas semanas del año el embate de los incendios. Las llamas calcinaron en California la famosa región vinícola situada al norte de San Francisco y varias zonas de Los Ángeles.

"Estos incendios --algunos de ellos los más graves en más de 80 años-- son un ejemplo de lo que nos espera", advirtió el gobernador demócrata de California, Jerry Brown.

El político, convertido en una referencia contra el calentamiento global, forma parte de los gobernadores y alcaldes de grandes ciudades que quieren seguir el esfuerzo iniciado contra este problema, a pesar de la decisión de Trump sobre el Acuerdo de París.

Firmado en diciembre de 2015 por 196 países, el tratado busca limitar el aumento de la temperatura planetaria a un máximo de dos grados por encima de los niveles de la era preindustrial, y evitar así los efectos catastróficos de una fuerte subida del nivel de los océanos por el derretimiento acelerado del hielo polar.

AFP.