Actualización: Mar, 17 / Nov / 2015 2:37 pm
Martes, 17 / Nov / 2015

Una mamá pensó en dejar a su hija sin Navidad y Facebook estalló

Una mamá australiana que pensó en dejar a su hija sin la Navidad desató una apasionada polémica cuando pidió consejo en Facebook.

Una mamá pensó en dejar a su hija sin Navidad y Facebook estalló
Una mamá pensó en dejar a su hija sin Navidad y Facebook estalló

La madre, que prefirió no dar su nombre, está tratando de encontrar un castigo adecuado para su hija de 10 años que, según sostiene, venía robándoles dinero a sus padres para comprar golosinas. Subió su dilema a la página de Facebook “School Mum”de Australia el fin de semana pasado.

“La primera vez , le quitamos algunos privilegios y tuvo que devolver el dinero con plata de su bolsillo”, escribió la madre. “Estamos decepcionados y enfadados porque volvió a hacerlo”.

La madre señaló que les costó pensar un castigo que fuera acorde con la falta. Su hija “no tiene ningún dispositivo, no tiene juegos de computadora ni mira demasiada TV” de modo que quitarle incentivos de ese tipo no es una opción, dice. Los padres de la niña temen que si la alejan de sus clases de deporte, lo único que harán es castigar al equipo.
Se les ocurrió, entonces, una solución bastante poco convencional –y extrema: nada de regalos de Navidad este año.

Te puede interesar: Tres ideas para educar a tus hijos de maneras más productiva en tu casa

“Mi marido piensa que para Navidad no deberíamos darle ningún regalo”, escribió. “Siento que con esto, tanto ella como sus hermanos entenderán que robar es inaceptable, pero me pregunto si no será demasiado duro”.

En dos días, más de 5.000 personas sumaron su voz al debate. Algunos dijeron que eliminar la Navidad –aun siendo un poco exagerado- sería indudablemente la lección adecuada.
“Me aseguraría de que los otros chicos recibieran regalos… pero sí, a ella Papá Noel la dejará con un palmo de narices”, escribió un comentador. “Les garantizo que la impresión será duradera”.

Otros sugirieron reducir sus regalos este año, especialmente en comparación con sus hermanos, para que reconozca las consecuencias y aprenda de su error. “Yo no le quitaría totalmente la Navidad, pero se la reduciría”, decía otro comentario. “Calculen los regalos que recibe cada chico y cuiden que ella reciba menos. Que sea obvio que recibe menos. Envuelvan una patata o un trozo de carbón por cada regalo adicional que reciban sus hermanos. Explíquenle que ella habría tenido un presente por cada patata si no hubiera robado”.

Otros, en cambio, se quedaron pasmados con la sugerencia –diciendo que esa acción era mucho más perjudicial y advirtiendo sobre el efecto negativo en la niña a largo plazo.
“Nunca se deben eliminar ni la Navidad ni los cumpleaños… Los odiará por eso”, decía un comentario. “Tienen que darle montones de oportunidades de hacer lo correcto y elogiarla. Lo que hagan ahora es importantísimo si quieren tener una buena relación en el futuro”.

“Anular la Navidad es muy duro, le da a entender que la Navidad sólo tiene que ver con los regalos”, escribió alguien. “Yo la haría trabajar para recuperar el dinero que tomó… La haría entender que usted y su marido trabajan por el dinero que ganan”.

Expertos en crianza de los hijos parecen coincidir con esta última escuela de pensamiento. “Claramente, el castigo no es un factor disuasivo eficaz”, dijo a Yahoo Parenting la Dra. Laura Markham, especialista en psicología infantil. “No ataca la raíz del problema, porque esta niña ya sabe que robar está mal, pues ya antes enfrentó las consecuencias”. De hecho, al quitarle la Navidad, los padres podrían involuntariamente alentar a su hija a actuar en mayor escala, según Markham.

“Yo les garantizo que el daño que hacen privándola de la fiesta no hará más que agravar las cosas, porque en lugar de ayudarla con el problema que está teniendo, sea cual fuere, ella escucha que sus padres le dicen ‘Te castigaré de la peor manera posible’”.

Markham también advierte que desde el momento que el debate fue tan abierto y tuvo tanta difusión, la niña podría sufrir vergüenza pública.
“Los niños que son avergonzados públicamente empiezan a considerarse ‘malos’, dejan de tratar de ser buenos y actúan con maldad intencionalmente”, dijo a Yahoo.
¿Qué deberían hacer, entonces?

Lo mejor, dijo Markham, es que hablen con su hija acerca de la motivación que la lleva a tomar el dinero, y que en ese proceso determinen si hay un problema más profundo que deba tratarse.

Fuente: whatthegirl.com