Actualización: Lun, 11 / Feb / 2019 9:42 am
Colombia.com Bogotá Lun, 11 / Feb / 2019 9:27 am

Trabajo: El síndrome del impostor se toma los espacios de trabajo

Muchas personas suelen creer que son un fracaso en el trabajo y esto los lleva a truncar su propio éxito. ¡Que no te pase esto!

Primordial es que creas en ti. Foto: Shutterstock
Primordial es que creas en ti. Foto: Shutterstock

No conseguir trabajo, encontrarse desempleado, tener problemas laborales, creer que alguien es mejor que tú y compararte con los demás, puede ser un problema si no lo sabes llevar y además, sin que te des cuenta, te llevará por el lado equivocado a tal punto de que llegues a pensar que no eres lo suficientemente bueno en tu campo. El problema en esto radica que de tanto que te repites algo, tu cerebro llega a creérselo, entonces ¿por qué no repetirte que eres el mejor?

El síndrome del impostor está llevando a muchas personas a no creer en sus capacidades y por ello se frenan en cuestiones laborales, no se arriesgan a innovar y si dentro de sus resultados se encuentra algo positivo, lo atribuyen a cualquier aspecto, menos a su mismo esmero y talento.

¿Cómo se llego a este síndrome?

Aida Baida escritora del libro “cómo superar el síndrome del impostor”, fue quien abrió las puertas a este caso (que aún no ha sido catalogado como una enfermedad) y comenta dentro de su texto que este síndrome afecta a cuatro de cada diez personas en algún momento de sus vidas.

“Las personas que padecen este síndrome perciben que su desempeño no se ajustó a las expectativas y que el logro de sus resultados no es atribuible a sí mismos, sino a condiciones externas”, comentó Paula Senior Mesa, docente de la facultad de Psicología de la Universidad EAN.

¿Qué se le asocia a este síndrome?

Dentro de sus características se encuentra que las personas que sufren dicho síndrome piensan constantemente que no son lo suficientes para un trabajo, además de que el temor es la emoción que los rige y deliberan que “serán descubiertos y que sus compañeros, profesores o jefes se darán cuenta de que no son tan competentes como se supone que son, a pesar de que existan evidencias de su éxito en contexto, llevándolos a sobrevalorar de manera negativa su conducta”, dice la docente.

A estas personas se les aconseja que reconozcan su trayecto laboral y que analicen de forma humilde cada uno de los logros que han tenido a lo largo de su carrera para que se puedan motivar con sus metas ya alcanzadas y si esto no es suficiente, pueden pedir la opinión de un tercero, bien sea de amigos, familiares o personas con las que hayan realizado actividades laborales y recuerden cuáles son las competencias que poseen.

Si esto no funciona, es bueno que la persona considere visitar a un profesional que pueda llevar su dificultad y realice el tratamiento adecuado para llevar al sujeto a ver las cosas como son.

Recuerda que si inicialmente tú no valoras tu trabajo, nadie más lo hará por ti.

Juliana Palomino - Colombia.com