Colombia.com Bogotá Lunes, 26 / Nov / 2018

¿Cómo saber si debo renunciar a mi trabajo?

Muchas veces nos duele dejar un trabajo pero siempre llega ese momento en que toca preguntarse si realmente uno debe aguantar o simplemente, dejar ir.

¿Cómo saber si debo renunciar a mi trabajo?
¿Es mejor dar un paso al costado? Foto: ShutterStock

Primero hablemos de los contextos o situaciones que pasan en un trabajo y que lo ponen a pensar a uno si debe seguir o dar un paso al costado.

En contexto: Esta es la época del año precisa para conseguir un buen trabajo.

Situación 1

Se toman decisiones sin tener en cuenta al empleado. Un día llegas al trabajo y resulta que han cambiado las reglas de juego. Los horarios ahora son diferentes, los compromisos son mayores y el esfuerzo mayor.

Situación 2

La empresa se encuentra en crisis y por decisión de las directivas, los cargos deben fusionarse, lo que representa mayor cantidad de trabajo, más tiempo de servicio por el mismo sueldo.

Situación 3

El trabajo sigue siendo el mismo de siempre, cambia un poco por las exigencias de un nuevo año, pero uno es consciente de que no tiene posibilidad, ni de escalar ni de ganar más.

Situación 4

El aburrimiento ha llevado a los empleados a dedicarse a los chismes de pasillo, a hacer su trabajo no solo sin ganas sino sin la misma responsabilidad de antes. ¿El resultado? Las cifras caen, el rendimiento también y por tanto, los empleados quedan en la mira de las directivas.

¿Qué hacer?

Los cuatro casos son muy comunes en las empresas con menos de 50 empleados y en las que no hay un buen manejo de la comunicación. El primer paso en cualquiera de los casos es hablar con el encargado, quien puede llevar estas dudas a la junta directiva.

Te puede interesar: "Jaulas de oro", el fin de la motivación laboral.

Hay algunas empresas que son abiertas a la comunicación y otras que simplemente, ponen el negocio sobre las personas.

Si estás en una de las primeras empresas, tienes esperanza de que hablando el tema, se puedan mejorar las condiciones y enfocarse en las fortalezas de los colaboradores.

Si en cambio estás en una de las segundas, hay que pensar con cabeza fría, si esto es lo que se quiere para continuar en el futuro, si existen oportunidades ahí y si puedo crecer y aprender profesionalmente en ese negocio.

¿Cómo actuar?

Lo importante es, en ambos casos, actuar con respeto y guardar la compostura porque debes tener en cuenta que finalmente, son tus jefes los que pueden ayudar a que tengas después un buen trabajo, o que tengas una recomendación laboral positiva.

Te puede interesar: Entrevista de trabajo: Esto es lo que ve y evalúa un headhunter

Esto, a pesar de saber, que las recomendaciones laborales son obligatorias en todos los campos. Sin embargo, en muchos nuevos empleos, prefieren hablar directamente con el jefe para preguntarle cómo fue el empleado como persona cuando estuvo laborando ahí.

¿Hay un culpable?

Cuando se toma la decisión de dejar un trabajo se debe tener claro que es por decisión propia. Ni en un trabajo ni en la vida se debe estar buscando el culpable de todo. Muchas veces la culpa es del mismo empleado que se deja influenciar por quienes viven descontentos en todos sus trabajos. 

Otras veces, porque el empleador no tiene la visión suficiente para que el negocio prospere, pero en ambos casos, es importante resaltar que cuando se firma un contrato, es como en las relaciones, un tema de dos que no debe exponerse ni en redes, ni en conversaciones en un próximo trabajo y volver esto un tema familiar.

Redacción Vida Sana - Colombia.com