Actualización: Lun, 07 / Feb / 2011 12:31 pm
Lunes, 07 / Feb / 2011

El café ayuda a las mujeres pero perjudica a los hombres

El café no afecta de igual modo a hombres y mujeres. Tomar varias tazas, ayuda a las mujeres a actuar en las situaciones de estrés, pero a los hombres les vuelve más inseguros y lentos.

El café ayuda a las mujeres pero perjudica a los hombres
Investigadores de la Universidad de Bristol examinaron qué efecto provocaba el café en el organismo en una situación de estrés, en especial cuando se consume en grandes cantidades y en reuniones con mucha tensión.

Para ello, reclutaron a 64 hombres y mujeres e hicieron parejas del mismo sexo. Cada pareja tenía un conjunto de tareas a completar, entre las que se incluyó la realización de negociaciones, armar rompecabezas y memorizar.

Para agregar estrés, se les dijo que tendrían que explicar en público estas tareas. Después dieron a las parejas, café o descafeinado y siguieron su evolución.

Las mujeres más hábiles que los hombres

Descubrieron que la habilidad de los hombres para actuar bajo presión empeoraba de forma notable si habían bebido café. Por ejemplo, tardaban una media de 20 segundos más en completar los rompecabezas que otros que tomaron descafeinado. Sin embargo, las mujeres que tomaban café completaban estos rompecabezas 100 segundos antes.

Los científicos de la Universidad de Bristol, cuyo estudio publica Journal of Applied Social Psychology, piensan que la clave de los efectos del café en ambos sexos radica en la diferente forma en la que hombres y las mujeres reaccionan frente al estrés.

Reacciones distintas ante el estrés

Los hombres tienden a exigir comportamientos de huída o lucha, mientras que las mujeres están más inclinadas a trabajar juntas para resolver los problemas, algo que los psicólogos denominan buscar alianzas o 'amistades'.

La cafeína es un estimulante que actúa sobre el cerebro y puede combatir la somnolencia y la fatiga. Algunos de sus potenciales beneficios para la salud incluyen la protección frente a la diabetes, la enfermedad de Alzheimer, el daño hepático e incluso la gota.

20minutos.es