Actualización: Vie, 30 / May / 2014 10:56 am
Viernes, 30 / May / 2014

Para el desarrollo adecuado del bebé, una nutrición de calidad durante el embarazo

Archivado en Nutrición

Según la Encuesta Nacional de Salud Nutricional- ENSIN- aproximadamente el 60% de las mujeres en Colombia sufre de malnutrición, razón por la cual, es necesario realizar intervenciones nutricionales para las madres gestantes y lactantes.

Para el desarrollo adecuado del bebé, una nutrición de calidad durante el embarazo

Según la Organización de las Naciones Unidas, para la Alimentación y la Agricultura - FAO, durante el embarazo, las necesidades nutricionales de la mujer son mayores y diferentes que en otras etapas de la vida.

La desnutrición representa 3,5 millones de muertes anuales en el mundo y causa el 35% de las enfermedades en los niños menores de 5 años.

La nutrición de la madre durante el embarazo y la lactancia materna determinará la salud del bebé por el resto de su vida. Una alimentación correcta y suficiente proporcionará la nutrición necesaria durante esta etapa y garantizará el desarrollo adecuado del feto.

El embarazo lo cambia todo. El metabolismo de la mujer se altera, los tejidos se modifican y los niveles de las hormonas se elevan o disminuyen. Las mujeres embarazadas y lactantes requieren unos aportes adicionales de nutrientes para mantener su salud y la de su hijo en óptimas condiciones.

“Las madres no deben comer por dos, sino pensando en los dos. Es necesario el consumo de alimentos saludables como frutas, verduras, carbohidratos con índices glucémicos bajos y evitar las grasas trans. Desafortunadamente, en Colombia la nutrición que deben tener las mujeres no es la ideal, razón por la cual, es necesario complementar los alimentos que se consumen diariamente”, afirmó el Dr. Carlos Echeverry, médico gineco-obestetra, experto en nutrición materno-fetal.

La malnutrición durante la gestación y la lactancia puede ocasionar graves complicaciones para el recién nacido, tales como: anemia, bajo o exceso de peso al nacer y retraso en el desarrollo cognitivo. Por esta razón, ciertos nutrientes son vitales en esta etapa de la vida. 

Durante el embarazo, la madre puede presentar deficiencia de hierro y de vitamina A, causando anemia, ceguera nocturna y compromiso en el desarrollo del bebé. Por otra parte, en las madres lactantes, la desnutrición puede afectar los niveles de algunos nutrientes en la leche materna, fundamentales para el crecimiento saludable de su hijo. “Es importante no suspender los alimentos que contienen hierro. Así mismo, se debe consumir ácido fólico, antes del embarazo - lo ideal es entre las 8 y las 12 semanas, antes de quedar embarazada y durante los primeros tres meses de la gestación - las dosis se ajustan dependiendo del riesgo específico de la madre en el embarazo”, aseguró el Dr. Carlos Echeverry, médico gineco-obestetra.

Por otra parte, la malnutrición materna puede ocasionar que el bebé nazca con bajo peso, lo cual, retrasa su desarrollo cognitivo y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades crónicas en la edad adulta. Se conoce que las mayores intervenciones nutricionales se realizan durante la gestación y la lactancia, entre otras. Su principal objetivo es lograr que la población que nace tenga los mayores potenciales de desarrollo.

Según el Dr. Carlos Echeverry, médico gineco-obstetra, “existen micronutrientes como la vitamina D, el zinc y el DHA, que garantizan la salud adecuada del bebé en formación. La concentración mayor de DHA en el cerebro ocurre en el tercer trimestre del embarazo, lo que permite el desarrollo neurológico y visual”.

Por su parte, los especialistas resaltan que la educación y el acompañamiento prenatal a los padres de familia son fundamentales para que el embarazo sea normal y exitoso.  La Dra. Amparo Díaz, pediatra y asesora en temas de Puericultura, explica que “el bebé requiere que su madre esté física y mentalmente sana desde el embarazo para crear un vínculo con él. De no hacerlo, el niño puede presentar falencias en su desarrollo cognitivo y de aprendizaje. Cabe resaltar, que no sólo es prepararse para dar a luz, sino para darle lo mejor al bebé. El parto es labor de un día, ser padres es para toda la vida”.