Actualización: Mar, 26 / Abr / 2011 12:41 pm
Martes, 26 / Abr / 2011

No toda la comida rápida es dañina

Comida rápida no siempre es sinónimo de comida basura. Cocinar en una olla a presión permite ahorrar tiempo, energía y agua, además de mantener las propiedades de los alimentos.

No toda la comida rápida es dañina
Existe una gran variedad de estos recipientes, desde la tradicional olla exprés hasta las modernas ollas súper rápidas, pero un dato hay que tener claro: poco tiempo y comida sana son conceptos compatibles, y en esta ecuación, el elemento clave es el vapor.

Una olla a presión es un recipiente cerrado herméticamente y al colocarla sobre una fuente de calor, el agua entra en ebullición y desprende vapor. La mayor parte de este vapor se mantiene en el interior de la cacerola.

Para preparar los alimentos, es necesario introducirlos en la olla con un poco de agua y es la elevada presión lo que origina un aumento de la temperatura, tanto del agua como del vapor, dando lugar a una cocción más rápida. Los tiempos de cocción en la olla exprés son aproximadamente un tercio del tiempo de cocción normal.

Las ollas a presión tienen dos válvulas. Una de ellas se encarga de mantener la presión de la olla y deja salir el vapor del interior en caso de que se alcancen temperaturas demasiado altas. La otra impide que la presión aumente más de lo conveniente, explican los expertos de la revista Consumer.

Existen dos tipos de ollas a presión: la olla rápida coloquialmente conocida como olla exprés- y la olla súper rápida, más moderna. A partir de estos dos tipos, hay diferentes modelos que dependen de cada fabricante.

Las ollas súper rápidas cuentan con unas válvulas que optimizan la expulsión del vapor. De este modo, consiguen una presión y una temperatura más elevada, lo que acelera la cocción.

Obtendrá la máxima economía si selecciona el diámetro de la placa más próximo al del fondo de la olla, en cocinas eléctricas y, en cocinas a gas, regula la llama para que no sobresalga de dicho fondo, recomienda un representante de Magefesa, uno de los fabricantes de ollas a presión más conocidos.

Según publican la web alimentación-sana.com, el ahorro de energía puede llegar hasta el 70 por ciento.