Actualización: Lun, 26 / Sep / 2011 12:35 pm
Lunes, 26 / Sep / 2011

La Blefaritis una enfermedad por bacterias

La blefaritis es una inflamación del borde de  los parpados que es causada por una infección ocasionada generalmente por bacterias en los folículos de las pestañas y en las glándulas de meibonuis.

La Blefaritis una enfermedad por bacterias
Los síntomas mas frecuentes son enrojecimiento y lagañas blandas en los bordes de los párpados, la caída de las pestañas, pequeñas ulceraciones, irritación en los ojos, sensibilidad a la luz, sensación de un cuerpo extraño en el ojo y secreción que pega los parpados durante el sueño.     

Esta enfermedad, en la cual pueden desaparecer los síntomas y volverse a presentar al cabo de meses o años,  permite la aparición constante de orzuelos, pero en casos más críticos  compromete  estructuras en la cornea.

Para evitar esta enfermedad es importante mantener una buena higiene en cuanto al lavado de manos, utilización de implementos limpios en el área de los ojos, no utilizar jabones que contengan fragancias, mantener un maquillaje  antialérgico y evitar ambientes con polvo o sustancias irritantes sin tener  la debida protección.

Según los estudios la población más propensa a esta enfermedad son los adultos mayores de 60 años, pacientes con antecedentes de dermatitis seborreica y personas expuestas a productos químicos o entornos irritantes.

Según la doctora Giovanna Fachínni, los síntomas de cada paciente son distintos y en muchas ocasiones pueden pasar desapercibidos, por lo cual es  importante acudir periódicamente al oftalmólogo para  conocer el estado real de la visión.

Tratamiento a seguir
No existe ningún tratamiento curativo que se pueda aplicar en el sentido estricto de la palabra, ya que la blefaritis es recurrente y muy resistente al tratamiento que se vaya a aplicar.

Lo que se intenta con los tratamientos que se aplican para que la enfermedad vaya mejorando no es curar la enfermedad, sino el control de los brotes. Éstos se tratan eliminando delicadamente las escamas de los párpados por la mañana con un champú suave.

Cuando el tratamiento a seguir es el anteriormente mencionado, la forma de aplicarlo es empapar una torunda de algodón en una solución diluida al 50 por ciento con un champú para bebés.

Puesto que la enfermedad cursa en brotes, el tratamiento dependerá de la severidad de cada uno de ellos. En algunos casos se aplicarán cremas de sulfacetamida sódica al 10 por cinto o ketoconazol al 2 por ciento. Por el contrario, en casos severos, tras el lavado de las escamas aplicaremos una loción de corticoides (habitualmente prednisolona al 0,2 por ciento).

Es necesario recordar que la blefaritis es una enfermedad crónica y, por ello, el paciente la puede sufrir durante meses o años antes de acudir al especialista. Para poder observar el resultado del tratamiento será necesario un intervalo suficiente de tiempo.

Esta enfermedad empeora en determinadas circunstancias como son los interiores secos, el invierno, en pacientes con enfermedades neurológicas como puede ser la enfermedad de Parkinson y en estados de inmunosupresión como el VIH.

De igual modo, los pacientes que sufren blefaritis seborreica notan que la enfermedad pasará por distintas etapas mejorando en verano y empeorando en otoño.