Actualización: Mié, 19 / Sep / 2012 4:05 pm
Miércoles, 19 / Sep / 2012

Diabetes puede ser controlada después de extirpación de páncreas

Una investigación realizada en la Clínica Mayo, en Jacksonville, Florida, ha encontrado que remover el páncreas completo en pacientes con cáncer, no se traduce en una diabetes inmanejable.

Diabetes puede ser controlada después de extirpación de páncreas
El estudio publicado en la reciente versión online de HPB Surgery, evalúa lo bien que controlan los pacientes la diabetes resultante después de haber sido removido su páncreas. Este órgano produce la insulina necesaria para remover el azúcar de la sangre, de modo que cuando el órgano ya no está, la insulina debe ser remplazada, usualmente a través de una bomba externa o inyecciones.

Los investigadores examinaron el nivel de insulina durante varios años en 14 pacientes cuyo páncreas completo fue removido. Compararon sus descubrimientos con 100 personas con diabetes tipo 1, quienes debieron usar remplazo de insulina. Encontraron que ambos grupos tenían poca dificultad para controlar su azúcar en la sangre, y que no presentaron complicaciones.

Estos descubrimientos deberían tranquilizar a médicos y cirujanos, acerca de que remover el páncreas completo es razonablemente seguro y efectivo, dice el investigador principal Michael Wallace, M.D., presidente de la División de Gastroenterología y Hepatología en la Clínica Mayo en Florida.

“Lo que ha confundido la cirugía para el cáncer de páncreas y quistes precancerosos por mucho tiempo, es la idea de que si el órgano entero es removido, los pacientes tendrán gran dificultad en controlar la diabetes resultante”, dice Wallace. “Muchos cirujanos tratan de dejar la mayor cantidad de páncreas que sea posible.

“Lo que mostramos acá es que, debido al espectacular desarrollo reciente de la terapia de insulina, los pacientes sin páncreas pueden controlar su azúcar en la sangre tan efectivamente como los pacientes con diabetes tipo 1”.

Además, el doctor Wallace, afirma que a pesar de que el enfoque de preservar la mayor cantidad de páncreas como sea posible, beneficia a la mayoría de los pacientes, dejar una parte del páncreas en algunos de ellos puede ponerlos en riesgo de desarrollar un cáncer difícil de detectar en el órgano restante.

Similarmente, pacientes que tienen una condición de quistes potencialmente pre cancerosos conocidos como neoplasia intraductual mucinosa papilar en parte del páncreas, pueden desarrollar los mismos quistes en la parte de este que se mantiene luego de una remoción parcial. Al remover el páncreas completo se elimina la posibilidad de una recurrencia en el páncreas residual.

“La mayoría de los cirujanos hoy toman decisiones difíciles acerca de cuánto páncreas remover en un paciente, pero este proceso puede llegar a ser un poco más fácil ahora que hemos demostrado que los pacientes marchan bien cuando se les remueve el páncreas completo”, expresa el Dr. Wallace.

Cáncer de páncreas es la sexta causa de atención en Colombia


En el servicio de cirugía gastrointestinal del Instituto Nacional de Cancerología, el cáncer de páncreas constituye la sexta causa de atención por cáncer del sistema digestivo, con una relación 2:1 entre hombres y mujeres.

La extremada baja tasa de sobrevida a 5 años en el cáncer de páncreas refleja el hecho que esta neoplasia es diagnosticada usualmente en estados incurables, a pesar de la gran variedad de métodos diagnósticos.

Tanto la diabetes como el cáncer de páncreas muestran una disminución de la relación de género con el incremento de la edad. Es así como los hombres mayores con diabetes tienen una menor probabilidad de morir por cáncer de páncreas comparados con las mujeres mayores con diabetes.