Actualización: Lun, 15 / Jul / 2013 12:34 pm
Lunes, 15 / Jul / 2013

El chupo puede ayudar a prevenir la muerte súbita del lactante

Rosemary Horne, del Instituto Monash de Investigación Médica de Australia, explicó que diversos estudios han demostrado de forma consistente desde 2005 que el chupo protege al bebé de la muerte súbita. 

El chupo puede ayudar a prevenir la muerte súbita del lactante
En la investigación presentada en la reunión anual de las Sociedades Académicas Pediátricas en Estados Unidos, Horne y sus colegas sugirieron que el uso del chupete protege al recién nacido de la muerte súbita mediante la mejora del control cardíaco, según la cadena local ABC.

Horne indicó que esta patología se relaciona con un fallo en el sistema cardíaco del infante cuando no se produce un ajuste adecuado al ritmo del corazón o a la presión sanguínea, así como a incapacidad de poder despertarse cuando se deja de respirar o se registra una caída súbita de la presión arterial.

El equipo de Horne centró su investigación en el impacto que tiene el chupón en la presión sanguínea y el ritmo cardíaco y para ello vigilaron durante varios días el sueño de 37 bebés de entre dos y cuatro semanas, dos y tres meses, y cinco y seis meses.

Los científicos también dividieron a los bebés en usuarios y no usuarios de chupetes para medir y comparar la presión sanguínea y el ritmo cardíaco y además los hicieron dormir boca abajo, una posición que no se recomienda por considerarse de que existe un mayor riesgo en los neonatos de fallecer súbitamente.

Asimismo, hallaron que el acto de succionar el chupón aumentaba la variabilidad del ritmo cardíaco, que es una medida de las variaciones de los intervalos entre latido y latido y que indica la actividad de la regulación autónoma de la función circulatoria.

Causas ?
Es importante destacar que el síndrome de muerte súbita del bebé (SIDS por sus siglas en inglés) no es una enfermedad terminal ni dolorosa. Hasta el momento no se han podido determinar las causas, pero se conocen algunos factores asociados con el síndrome como el reflujo gastroesofágico, posición boca abajo en el momento de dormir, elevado nivel de temperatura en la habitación y ropa de cama blanda o acolchada. Se presenta comúnmente en bebés prematuros y con bajo peso al nacer; así como por el tabaquismo materno, desnutrición materna, y el antecedente de haber tenido algún hermano con el mismo evento.

El chupo como ayuda?
Existen algunos estudios que concluyen una disminución del riesgo de muerte súbita del lactante asociado con el uso del chupo al dormir. Se cree que el uso del chupo incrementa los “microdespertares nocturnos” y favorece que la lengua se mantenga en posición anterior, lo cual mejoraría la permeabilidad de la vía aérea e impediría el posicionamiento de la cara sobre el colchón en forma directa. Sin embargo, es aconsejable darle el chupo después de tres o cuatro semanas del nacimiento, tiempo durante el cual el pequeño ya tiene su etapa de lactancia debidamente establecida. ?

Recuerde que una adecuada lactancia materna tiene muchos factores a favor, entre ellos el hecho de disminuir los eventos de reflujo comparado con el uso de las formulas lácteas. Lo más importante es utilizar el chupo como un medio tranquilizador en bebés de temperamento irritable, o brindárselo en el momento en que vaya a conciliar el sueño durante la noche o una siesta durante el día. No se debe incentivar el uso del chupete durante el día ni en forma exagerada, pues su constante uso puede generar problemas de maloclusión, lo que facilita la transmisión de infecciones por vía oral.

Con medios.