Actualización: Vie, 17 / Sep / 2010 12:14 pm
Viernes, 17 / Sep / 2010

Claves para mantener el corazón sano

Las estadísticas preocupan a la comunidad médica, que coincide en que la prevención es el mejor modo de evitar males mayores.  

Claves para mantener el corazón sano
La actividad física y no fumar, son algunas de las recomendaciones

Se calcula que en 2005 los infartos hospitalizados en Argentina fueron aproximadamente 42.025 (31.757 hombres y 10.269 mujeres), lo que implica una incidencia de 10,8 por 10 mil habitantes para todas las edades y de 24,5 por 10 mil en mayores de 35 años.

El Día Mundial del Corazón se celebra anualmente el último domingo de septiembre desde el año 2000, conmemoración promovida por la Organización Mundial de la Salud y la Federación Mundial del Corazón.

Fue creado con el objetivo de educar a la población general en la adopción de medidas preventivas que disminuyan las enfermedades cardiovasculares.

El síntoma más frecuente y característico de los accidentes vasculares es la pérdida súbita, generalmente unilateral, de fuerza muscular en los brazos, piernas o cara.

Otros síntomas consisten en la aparición, generalmente unilateral, de entumecimiento en la cara, piernas o brazos; confusión, dificultad para hablar o comprender lo que se dice; problemas visuales en uno o ambos ojos; dificultad para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación; dolor de cabeza intenso de causa desconocida, y debilidad o pérdida de conciencia.

“En estos casos hay que consultar inmediatamente al médico”, aconsejó el doctor Jorge Belardi, presidente del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA).

La mayor parte de la población no es consciente de que llevar un estilo de vida sedentario y tener una alimentación rica en sal, grasas y azúcares puede condicionar el desarrollo de enfermedades cardio y cerebrovasculares.

“Muchos pacientes suponen que realizarse chequeos anuales es suficiente para gozar de buena salud. En realidad, además de los chequeos es fundamental llevar una vida plena, cuidarse con las comidas, restringiendo la sal, azúcar y grasas, y fundamentalmente no fumar. La actividad física, como caminar diariamente, colabora con una buena oxigenación del cuerpo y por sobre ayuda a liberarse de preocupaciones, tomar distancias de las mismas. Luego de realizar ejercicio, el paciente se siente mejor, relajado, y distendido. Para prevenir las enfermedades cardiovasculares es necesario cambios en la rutina del paciente, al prinicpio cuesta, pero una vez adoptada, es imprescindible para el paciente y su familia”, sostuvo Belardi.

El nivel de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares e infartos resulta de la combinación de factores, algunos llamados modificables, que son aquellos que podemos controlar como ser la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, la diabetes, el  tabaquismo, el sobrepeso u obesidad, el sedentarismo; y los no modificables como la edad, la historia familiar de enfermedad cardiovascular y el sexo.

Es importante saber que para estimar el riesgo cardiovascular debemos realizar chequeos periódicos con un cardiólogo especializado, con el objetivo de conocer el valor de la presión arterial, la relación entre el peso y la altura (IMC=índice de masa corporal), la medida de la cintura abdominal y los valores de glucemia y colesterol.

Conociendo estos datos, el cardiólogo podrá aconsejar al paciente, a través de medidas concretas, para ayudarlo a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares o de infarto.

Recomendaciones para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular:

• Realizar actividad física: actividad aeróbica de moderada intensidad por no menos de 30 minutos, al menos cinco días a la semana. Por ejemplo, caminata rápida.
•  No fumar.
• Alimentación con un bajo contenido de sal y grasas, y rica en fibra, verduras y frutas.
• Mantener un peso saludable.
• Controlarse periódicamente la presión arterial.
• Controlar los niveles de colesterol y triglicéridos.
• Controlar los niveles de glucemia.

 

Infobae.com