Actualización: Mié, 08 / Jun / 2011 2:13 pm
Miércoles, 08 / Jun / 2011

Problemas de erección y la actitud femenina

Las dificultades propias de la disfunción eréctil tienen consecuencias evidentes en la pareja. Frente al repliegue masculino, ¿qué actitud deben adoptar las mujeres?

Problemas de erección y la actitud femenina
Hay mujeres que al atravesar una etapa difícil de la vida, por ejemplo la menopausia, se sienten incómodas con su cuerpo y, en consecuencia, no se toman el problema de manera negativa. Es decir, se sienten menos seductoras y optan por encerrarse en sí mismas, reforzando la actitud masculina.

Luego está la actitud “sé que no es contra mí, sé que me quiere, pero no sé qué hacer”. Pero la actitud mayoritaria es “no quiero molestarle con esto, de modo que no me acerco a él y no hablamos del tema. Nos callamos”. Esta no es necesariamente la mejor actitud.

Después están las parejas conflictivas en las que la dificultad sexual masculina se vuelve un elemento más en el juego relacional conflictivo. “Ni siquiera sirves para eso. Durante años me has dado la lata y ahora que soy yo la que tiene ganas, ya no quieres, ya no puedes…”.

Pero ¿cómo actuar frente al sufrimiento masculino? ¿Cómo ayudar al hombre sin agobiarle?

La buena actitud es una combinación entre reafirmación y estimulación, por ejemplo: “No es nada grave pero voy ocuparme de ti, cariño”.

Ante los problemas de erección existen soluciones eficaces. Es importante animarse a hablar con un médico. Incluso así, la mujer juega un rol fundamental.

Muy a menudo, el hombre se inhibe, se paraliza y no busca ayuda; entonces es la mujer la que debe tomar la iniciativa de llamar al médico.

Hoy existen infinidad de tratamientos. Los principales son los medicamentos orales llamados inhibidores de la fosfodiestérase.

No hay que sufrir en silencio puesto que hay soluciones.