Actualización: Mié, 22 / Sep / 2010 12:46 pm
Miércoles, 22 / Sep / 2010

Más deseo sexual con 'pastillas de mentira'

Un estudio demostró que la administración de un placebo (sustancia inactiva) mejora los problemas de falta de excitación de algunas mujeres.

Más deseo sexual con 'pastillas de mentira'

Un estudio acaba de demostrar que la administración de un placebo (sustancia inactiva) mejora los problemas de falta de excitación de algunas mujeres.

Como casi siempre, estos resultados tienen su lado negativo y su parte positiva. Lo malo es que, si un fármaco de mentira es capaz de ejercer efectos muy similares a los de uno de verdad, se aleja la posibilidad de hallar un producto que atenúe la disfunción sexual femenina.

Pero la buena noticia es que este tipo de problemas no son irresolubles; a veces basta una pequeña intervención para que los encuentros íntimos salgan reforzados.

En definitiva, se ha constatado que el mero hecho de creer que estaban consumiendo una píldora específica para su problema sirvió para que las participantes obtuviesen beneficios.

La sexualidad femenina tiene una pequeña dosis de elementos físicos –como la lubricación– y una gran carga de subjetividad.

En ella influyen el deseo, la excitación, la autoestima... El sexólogo Manuel Lucas, presidente de la Sociedad Española de Intervención en Sexología, aclara que lo anterior también es aplicable a los hombres.

La clave, afirma, se encuentra en el "deseo de ser deseado". Esa es una de las principales motivaciones de los encuentros íntimos. "Casanova y Don Juan Tenorio no coleccionaban mujeres, sino el deseo sexual de éstas por ellos". Los dos personajes buscaban de esa manera la satisfacción de su autoestima, "y todo esto no hay medicamento que lo mejore", señala el experto.


Sequía de productos

Pero los dos sexos no disponen de las mismas armas terapéuticas. Los hombres sí cuentan con herramientas farmacológicas potentes para solventar problemas fisiológicos: los medicamentos para la disfunción eréctil.

Sin embargo, la Viagra femenina aún no está disponible y no existen plenas garantías de que pueda llegar a las manos de las usuarias.

Precisamente, el estudio publicado hace unos días en Journal of Sexual Medicine parte de una investigación anterior que evaluó los efectos del medicamento tadalafilo (Cialis) para los problemas de falta de deseo en las mujeres.

Este producto, que pertenece a la misma familia que sildenafilo (Viagra) y vardenafilo (Levitra), mejora la erección de los varones. No obstante, existen indicios de que también podría favorecer la vasodilatación de la periferia de la vagina, lo que facilitaría la lubricación. Pero, de momento, se trata sólo de una promesa. Los científicos han comprobado que no resiste la comparación con un placebo.

Los científicos no pierden la esperanza de lograr la ansiada píldora sexual femenina. "Todos tenemos cierta expectativa de que flibanserina nos ayude", asevera Francisca Molero, presidenta de la Sociedad Catalana de Sexología y vicepresidenta de la Federación Española de Asociaciones de Sexología.

Dicho fármaco, que se creó originalmente como antidepresivo, podría convertirse de aquí a 2012 en la primera sustancia específica para tratar a mujeres con la líbido baja.

Molero recalca que los medicamentos constituyen un complemento de la terapia sexual, que tiene un alto porcentaje de éxitos y se centra en buena medida en las relaciones de pareja.


Elmundo.es