Actualización: Mar, 08 / Oct / 2013 11:51 am
Martes, 08 / Oct / 2013

Hablemos de la cama ¿Cómo decir que no me gustó?

Archivado en Sexualidad

Una buena comunicación erótica puede ser pilar fundamental para satisfacer sexualmente a la pareja y, nunca perder el encanto de tener sexo Increíble.

Hablemos de la cama ¿Cómo decir que no me gustó?
En Colombia el 36% de la población está insatisfecho sexualmente de acuerdo con la más reciente encuesta global de bienestar sexual desarrollada por Durex.

Aunque el aburrimiento o el disgusto a la hora de estar en la cama con su pareja generé alertas, la posibilidad de que no le guste puede ser un tema más común de lo que usted se imagina.

Claro está, que no significa que algo esté andando mal entre los dos, pueden ser reacciones involuntarias y de momento debido a lo vivido en el día: cansancio físico, estrés, etc. La pregunta es, ¿qué tan aconsejable es confesarle a la pareja que no les gustó?

De acuerdo con Alejandra Quintero, Sexóloga experta y vocera de Durex, la comunicación con la pareja es esencial, y sobre todo para hablar sobre lo que nos gusta y lo que no nos gusta del sexo. “Buscar el momento para hablar de la sexualidad de ambos contribuye a la salud sexual de la pareja. Hablar sobre lo que nos gusta sexualmente o no, evitaría que algunas mujeres finjan orgasmos y que los hombres puedan disfrutar del encuentro sexual sin tanta ansiedad por el desempeño”, afirma Quintero.

Encontrar el momento propicio para hablar de sexualidad con su pareja podría ser al finalizar de la relación sexual o en cualquier período del día en que puedan estar a solas en un ambiente íntimo y adecuado. Sin embargo, no se recomienda que después de una mala relación se plantee el descontento del momento, pues generaría la sensación de que está evaluando el desempeño de su pareja; pero si lo considera oportuno podría propiciar la conversación.

¿Qué hacer?
Se aconseja brindar confianza para hablar del tema. No se debe mostrar como un evaluador de estándares de calidad ni síntomas de hostilidad para no herir al otro. Por el contrario y si lo desea, aproveche la situación para demostrar interés y compromiso en la relación de pareja.

Empiece por contarle a su pareja las cosas que más disfruta sexualmente y aproveche para preguntarle, cuáles son las cosas que más le gustan. Después de hablar de ello, cuéntele a su pareja que es lo que menos disfruta y qué podría hacer para aumentar la excitación sexual.

Evite la pena y la vergüenza de hablar con su pareja de lo que no les gusta; recuerde que su pareja no lee su mente ni tampoco es adivino. Así que la única forma de saberlo, es hablando. El no trabajar la buena comunicación como se aconseja puede ser una de las razones por las que las mujeres llegan a fingir orgasmos para querer acabar un encuentro sexual rápidamente o para aumentar el ego masculino haciéndolo sentir como el gran varón en la cama. 

Si la mujer se conociera un poco más a través de la masturbación o el autoerotismo y pudiera comunicarle a su pareja que es lo que más disfruta, de seguro evitaría fingir orgasmos y garantizaría su placer sexual. Fingir orgasmos la condena a la insatisfacción sexual recurrente.

Para evitar estas diferencias en la cama, se aconseja explorar el cuerpo propio y el de la pareja, generar un ambiente propicio para el placer y la comunicación, vivir una sexualidad más allá de lo genital, y no perder la sensación de placer como si fuera la primera vez. 

La idea es proponer y jugar en pareja con productos que se conviertan en cómplices y amantes durante en cada encuentro. Los geles que al utilizarse con masajes circulares en las zonas erógenas al comienzo de cada relación sensibilizan y produce una sensación de cosquilleo, calor y placer intenso. Estos pueden ser utilizados para aumentar las emociones, practicar sexo oral y/o anal, y también promover el orgasmo.