Actualización: Jue, 07 / Oct / 2010 1:39 pm
Jueves, 07 / Oct / 2010

Cuidados de la piel en invierno

En el invierno la piel sufre las agresiones del frío, el viento, los cambios de temperatura y la calefacción. Te damos algunos consejos para cuidarla durante los meses más fríos. 

Cuidados de la piel en invierno

Es imprescindible protegerla con los cuidados cosméticos adecuados para permitir que tenga buen aspecto. Te damos algunos consejos para cuidar tu piel durante los meses más fríos. 

¿Qué es la piel?

La piel está constituida por varias capas, la epidermis, la capa más superficial, compuesta de varias capas de células, y la dermis, más gruesa y profunda, a la que llegan las terminaciones nerviosas.

 

¿Cómo cuidarla?


La piel reacciona de forma tisular o vascular, frente a los ataques de un entorno agresivo. Para prevenir el envejecimiento cutáneo, conviene cuidarla a diario.

La regla de oro: una buena higiene. Limpia y desmaquilla el rostro dos veces al día, mañana y noche, es primordial. Aunque llueva, haya viento o sol, la piel tiene que estar purificada y tonificada antes de se hidratada.  
 

Hidratación

Una piel bonita, lisa, suave y luminosa, es una piel bien hidratada. La piel de los bebes es la referencia en materia de suavidad por excelencia, contiene un 80% de agua.


Sin embargo, en invierno la piel tiene tendencia a secarse. Esta tirante, enrojecida, y puede aparecer una cierta rugosidad. Son los síntomas de la deshidratación. 


Hay que evitar la pérdida de agua creando una barrera protectora que impida que se pierdan las moléculas de agua.


- Elige cremas adaptadas con texturas ricas, preferentemente en invierno, ya que nutren la piel.

- Aplica mascarillas hidratantes, nutritivas, regenerantes, dos veces por semana. Los activos beneficiosos reparan la piel y la preparan para afrontar las agresiones externas.

SOS anti-frío


- No olvides proteger la zona de los labios, una zona muy frágil, con bálsamos o sticks reparadores. En caso de grietas, aplica una capa espesa, como una mascarilla, varias veces al día.

- Protege también las manos puesto que con llevar guantes no es suficiente. Utiliza una crema, un fluido o un bálsamo y masajea bien desde las muñecas hasta las puntas de los dedos. A menudo contienen vaselina, karité, aceites vegetales, silicona, aportan una película protectora. Si tienes las manos agrietadas, aplica una capa espesa y deja actuar durante toda la noche.

 

Enfemenino.com