Actualización: Jue, 22 / Sep / 2011 2:09 pm
Jueves, 22 / Sep / 2011

En salud es mejor prevenir que tratar la obesidad

La Obesidad es uno de los diez factores que la Organización Mundial de la Salud identifica como responsables de más de la tercera parte de las muertes.

En salud es mejor prevenir que tratar la obesidad
La obesidad representa del 2 al 7% del total del costo de los sistemas de salud en los países industrializados.

En el mundo hay más de mil millones de adultos y niños con sobrepeso, de ellos 300 millones son obesos. Aunque en Colombia no hay estudios que comenten los costos en obesidad, se conoce que en los Estados Unidos, la obesidad cuesta US$99,2 mil millones al año de los cuales $51,6 mil millones están representados en costos médicos directos; y otros tantos miles de millones en pérdida de productividad (39,2 millones de días de trabajo perdidos; 239 días de actividad restringida; 89,5 millones de camas al día y 62,6 millones de consultas médicas).

La exclusión social y discriminación que genera la obesidad aumenta los costos de los gastos en salud no sólo por el tratamiento sino por las consecuencias directas de la enfermedad, como los altos niveles de padecer otras enfermedades, la ausencia laboral así como de la productividad laboral y aumento en gastos gubernamentales por pensiones de desempleo e incapacidad.

En el mundo se han comenzado a realizar estudios de efectividad que comparan los tratamientos enfocados en cambios de hábitos de vida frente a cirugías, concluyendo que los costos pueden incrementarse a lo largo del primer año en un tratamiento de cambio de hábitos pero a largo plazo se ven las reducciones frente a los resultado con cirugía.

La Dra. Johanna Barbosa, miembro de la Asociación Colombiana de Endocrinología asegura que así un paciente vaya a ser sometido a una cirugía para bajar de peso debe tener un tratamiento de 6 meses en donde se busque realizar un cambio en los estilos de vida para así asegurar que la persona no va a volver a subir de peso. Así mismo, considera  que el sistema de salud debe invertir para generar un beneficio y no simplemente una respuesta inmediata a un problema. La cirugía es el final de un proceso no el principio. “Los pacientes en este momento piensan en cuántos kilos faltan para operarse y no cuánto se puede ganar con un cambio de hábitos”, concluye.

La obesidad es la segunda causa de muerte prevenible y por su asociación causal con patologías graves y muy prevalentes como la diabetes, la hipertensión, el cáncer de colon, entre otras, es importante empezar ahora a realizar cambios en los sistemas de salud pero sobretodo en las personas buscando que entiendan la necesidad de realizar un cambio en los hábitos de vida para tratar de disminuir la magnitud de esta enfermedad.

Finalmente, Barbossa aconseja cambiar el mensaje de mejorar la apariencia por mejorar la salud para buscar un peso saludable en vez del peso ideal, asegura que la prevención no va a disminuir los gastos en salud, pero lleva a disminución en costos de enfermedades relacionadas con la obesidad”.

La Obesidad es uno de los diez factores que la Organización Mundial de la Salud identifica como responsables de más de la tercera parte de las muertes. De ahí nace la importancia de su prevención y tratamiento, aparentemente simples pero muy difíciles de conseguir.