Actualización: Vie, 03 / Dic / 2010 11:38 am
Viernes, 03 / Dic / 2010

Solteras...en su propia trampa

"The single trap" (la trampa de la soltería) describe a un individuo convencido de que su misión en el mundo, después de trabajar y ganar dinero, es encontrar pareja.

Solteras...en su propia trampa

La hipótesis la firma Andrew G. Marshall, un terapeuta de pareja con 25 años de experiencia, que hace unos siete decidió estudiar a los solteros porque su consulta empezó a llenarse de solitarios cansados de ligoteos exprés y preocupados por su incapacidad de sacar adelante una verdadera relación.

Todos, la mayoría mujeres, estaban convencidos de ejercer cierta atracción sobre tipos raros, extremos, con al menos una disfunción mental. Te sonará porque el discurso es un clásico de las charlas de mesa con las amigas.

Marshall ha reunido sus conclusiones en un libro que aún no se ha publicado en España, pero que en Reino Unido, el país de origen del terapeuta, está siendo una verdadera revolución.

The single trap (la trampa de la soltería) describe a un individuo convencido de que su misión en el mundo, después de trabajar y ganar dinero, es encontrar pareja.

Casi siempre es un superviviente de una ruptura difícil y lleva una media de dos años en la travesía del desierto y, sin embargo, todas y cada una de las cosas que hace los encierran más en su cápsula.

Marshall está convencido de que la vida en pareja es el mejor de los mundos posibles porque somos seres sociales.

Sin embargo, admite una circunstancia en la que la soledad tiene sentido: después de una ruptura.

Entonces, recomienda salirse del ruedo, observar con ojo crítico la relación fracasada y aprender de los errores para no repetirlos y evitar lo malo. Pero el experto se ocupa de diferenciar esta retirada táctica de la trampa de la soltería, un círculo vicioso que se alarga en el tiempo y cuyo fin oculto es evitar otra mala experiencia.

Así, ante el peligro de la intimidad se desechan opciones y se confía en las infinitas posibilidades teóricas que nos brindan las nuevas maneras de conocer gente.

Hay varias circunstancias que ayudan a eternizar la condición de solteros. Una de ellas es la ampliación hasta el infinito del círculo de búsqueda.

Aunque podría parecer que tener más opciones incrementa las posibilidades, este experto ha comprobado que la creencia de que siempre habrá una posibilidad mejor se convierte en un problema para decidirse.

La explosión de las citas on-line lo ha complicado todo, ahora es difícil estar seguro de nuestra elección, siempre puede haber alguien mejor a un solo golpe de ratón, explica Marshall. Pasar la mayoría del tiempo en grupos cerrados de conocidos es otro de los comportamientos que impide salir de la trampa.

El tercer problema es la desconfianza aprendida. El terapeuta no puede evitar pedirnos que examinemos la relación de nuestros padres porque de ahí hemos aprendido cómo se sobrevive en pareja. Casi un 40% de los hijos de padres divorciados tienen problemas para sacar adelante sus relaciones.

Cada uno tiene la llave de la puerta de salida de su círculo vicioso, asegura el experto. Para hacer más gráfica su afirmación ha resumido en varios pasos el camino. Puntos esquemáticos y generales pero que, a modo de manual, pueden funcionar.

Hoymujer.com