Actualización: Mar, 15 / Mar / 2011 2:35 pm
Martes, 15 / Mar / 2011

¿Cómo desintegrar las grasas del cuerpo en un mes?

Por medio de una terapia de shock para combatir los incómodos kilos extras ganados en las vacaciones, derrotarás esos rollitos que comienzan a manifestarsen.

¿Cómo desintegrar las grasas del cuerpo en un mes?
Una terapia de shock para combatir los incómodos kilos extras ganados en las vacaciones. Esos rollitos que comienzan a manifestarse en marzo, cuando el uniforme del trabajo nos queda más apretado y el necio rollito amenaza con salirse de la falda.

 

Famosa por ayudar a recuperar su cuerpo después del embarazado a modelos como Pilar Jarpa, Carola de Moras y Caludia Schmidt, la experta en belleza asegura que es durante este mes cuando llega el mayor número de pacientes a su consulta pidiendo auxilio para mejorar su silueta.


Ante ello creó un plan de trabajo que mezcla la tecnología de la máquina de radiofrecuencia, con masajes manuales de drenaje linfático y los beneficios del frío en el cuerpo, para lograr eliminar las grasas en solo 12 sesiones de 90 minutos cada una. Algo así como tres veces a la semana, durante solo un mes para lograr perder 5 kilos de peso como mínimo y disminuir hasta 12 centímetros de cintura por un monto que parte en los 400 mil pesos.


“El tratamiento consta de tres pasos por sesión. Diluir la grasa, movilizarla del cuerpo para poder expulsarla y luego tonificar los tejidos que han sido maltratados por el aumento de peso. Logras bajar algo así como 3 centímetros por kilo, lo que se traduce en 2 tallas menos”, asegura Michaud.

 

Abdomen, cintura y caderas son las zonas que más complican a las chilenas, porque es ahí donde se acumula la grasa más fácilmente. “Los glúteos y muslos son la segunda zona que más buscan trabajar, porque nos caracterizamos por ser un poco estilo yayitas”, confiesa la profesional.

 

3x1

 

La terapia de shock no tiene contraindicaciones y es utilizada por hombres y mujeres de todas las edades. “Tengo señoras de 86 años que se miran al espejo y no cuadran a como ellas se sienten, por lo que vienen a mejorar su apariencia y también para sentirse completas”, cuenta la kinesióloga.

 

•Paso 1 (30 minutos): “Diluir y hacer explotar la grasa”
Las sesiones parten con un tratamiento de radiofrecuencia tripolar, que consiste en micro vibraciones de cargas eléctricas, que mezcladas con un gel térmico van provocando una leve sensación de calor en las capas internas de la piel, que diluyen las grasas acumuladas. “No sientes dolor, ni menos quedas con moretones como se imagina la gente”, explica Lucrecia.

Día por medio este paso se mezcla con sesiones de lipocavitación, el uso de ultrasonido a baja frecuencia que logra generar microburbujas que al explotarlas rompen los tejidos adiposos expulsando la grasa.

Estos tratamiento además de combatir el exceso de peso, mejora la calidad y look de la piel, porque elimina las bacterias que producen el acné, las impurezas y combate la piel de naranja.

 

•Paso 2 (30 minutos): “Expulsar la grasa del cuerpo”
Masajes de drenaje linfático a mano se necesitan para lograr que la grasa que quedó diluida pueda ser expulsada a través de la orina o las heces fecales. “Además el masaje manual ayuda, por ejemplo, a levantar los gluteos”, cuenta Michaud.

“Son 15 minutos de masajes manuales y 15 de succión de la dermis con infrarrojo”, explica la profesional, que utiliza esta succión como otro tipo de masaje para hacer circular las grasas. Todo esto debe ir acompañado de la ingesta de 2 litros de agua la día, más te verde y te rojo para apresurar el proceso de desintoxicacion del cuerpo.

 

•Paso 3 (30 minutos): “Reafirmar la piel”
Vendas frías más ondas rusas, es la mezcla que se utiliza en la última etapa de las sesiones y consiste en vendar el cuerpo con gel criogénico. “El frió de las vendas hace que el cuerpo se contraiga y comience a aumentar el gasto calórico”, detallan en el centro de estética.

Las ondas rusas son electrodos que se ponen en las zonas que se quiere trabajar para enviar pequeñas descargas eléctricas de estimulación que contraen los músculos, igual como si estuviera haciendo abdominales, pero completamente relajada en la camilla.

La paciente debe descanzar unos minutos y se termina el regaloneo de belleza, que permite continuar con las actividades normales hasta la proxima sesión. Eso si, con el cuerpo totalmente relajado y descontracturado después de la larga estimulación.