Colombia.com Bogotá Viernes, 01 / Jul / 2016

¿Medicina para la diabetes puede prevenir el cáncer?

La Metformin es la hormona más importante en el metabolismo del azúcar, pero también tiene otras funciones menos conocidas.

¿Medicina para la diabetes puede prevenir el cáncer?
Medicina para la diabetes puede prevenir el cáncer

Un estudio con 8000 diabéticos seguidos por 10 años encontró que los que toman Metformina tienen 54% menos riesgo de tener cáncer. En otro de 12.000 diabéticos se evidenció 30% menos mortalidad por cáncer que los que toman Sulfonilureas.

De mayor importancia, las personas que utilizaban insulina mostraron una mortalidad 90% mayor que los usuarios de metformina. Numerosos estudios recientes confirman la estrecha asociación entre el uso de metformina y la disminución sustancial de la incidencia de cáncer, junto con una mayor supervivencia.

Mecanismo de acción de Metformina contra el cáncer

La Metformina actúa a nivel molecular activando una enzima esencial para la vida llamada adenosina monofosfato-activada proteína quinasa (AMPK). La AMPK es tan importante que se encuentra en todos los organismos vivos. Su actividad es crucial para el control del crecimiento celular.

La AMPK funciona como un sensor de energía, al reconocer los cambios de ATP determina si los lípidos y los carbohidratos serán almacenados o transformados en energía. Reduce la producción de azúcar desde el hígado y aumenta la captación de glucosa de la sangre.

Te puede interesar: ¿Las bebidas calientes podrían provocar cáncer?

La AMPK regula el crecimiento celular, determinando cuando las células deben enlentecer su actividad celular y frecuentemente apaga completamente el crecimiento de células defectuosas. Cuando la AMPK se activa las células cancerígenas “mueren de hambre”.

Estudios en humanos y animales definitivamente confirman que la metformina reduce el riesgo de cáncer dramáticamente a la vez que previene la formación de novo de cáncer, tanto en individuos diabéticos y no diabéticos. Su historial de seguridad de 50 años, junto con su bajo costo y perfil favorable de efectos secundarios, proporcionan una base lógica irrefutable para su utilización.

Fuente: Dra. Daniela Jakubowicz, Hospital Universitario de Caracas/Colombia.com