Por: Juan Carlos Garcia Sierra • Colombia.com

Faltan recolectores para cosecha cafetera

Se espera una gran recolección, pero el coronavirus puede aguar el café y también la fiesta porque el número de recolectores no alcanza.

Actualización
La cosecha cafetera se recoge entre agosto y diciembre. Foto: Facebook Federación Nacional de Cafeteros de Colombia
La cosecha cafetera se recoge entre agosto y diciembre. Foto: Facebook Federación Nacional de Cafeteros de Colombia

Se espera una gran recolección, pero el coronavirus puede aguar el café y también la fiesta porque el número de recolectores no alcanza.

Por estos días se espera la cosecha de café en varios departamentos productores colombianos como Antioquia, Risaralda, Quindío, Caldas, Valle, Tolima y Huila, pero ante la emergencia sanitaria y las medidas de distanciamiento, la preocupación por el contagio del covid-19 mantiene preocupado al gremio que teme no reunir las manos necesarias para la recolección.

En años pasados, miles de recolectores se encontraban deambulando por las zonas cafeteras esperando a ser contratados por las diversas fincas, incluso, a parte de manos colombianas, se sumaron también las de muchos venezolanos a los que la necesidad los obligó a convertirse en improvisados recolectores, hoy, la emergencia del coronavirus y el temor a los contagios en pleno pico de la pandemia podría alejarlos de los cafetales.

Se espera una cosecha de aproximadamente 14 millones de sacos y los cafeteros dicen contar con la implementación de diferentes protocolos que eviten contagios y propagación del virus, para ello han acondicionado sus haciendas con mayor cantidad de baterías de baños, más pocetas para lavado de manos y la inclusión de procesos permanentes de desinfección, entre otras medidas.

Los administradores de las diversas fincas agremiadas afirman que van a contar con perfiles médicos de cada recolector para mantener un registro y seguimiento de los posibles afectados que se presenten, pero a pesar de estas medidas no dejan de manifestar su temor porque esta pandemia mande al trasto y no al canasto toda la cosecha.

Aunque existen miles de recolectores confirmados, hacen falta más, razón que pone a tambalear las expectativas de una cosecha que se inicia tradicionalmente en septiembre y finaliza en el mes de diciembre.

Se habla de una cosecha histórica, pero esto puede quedarse solo como una proyección porque la cereza madura del café no da espera para convertirse luego en el mejor café del mundo. 

El temor por el coronavirus se debe a que este llegue a las zonas cafeteras traído desde otros lugares, así como también que miles de recolectores se puedan contagiar, agravando la situación sanitaria y elevando las cifras, que en gran parte de los municipios cafeteros son relativamente bajas.

En departamentos como Antioquia se requieren cerca de 80.000 recolectores, en Risaralda 50.000 y en Huila 60.000, pero no todas las fincas pueden implementar los protocolos de bioseguridad porque muchas pertenecen a pequeños productores y desde luego, no quieren quedarse por fuera de esta histórica cosecha.

Nuestro producto estrella también se ha visto afectado por el covid-19, esperemos que a pesar de la pandemia pueda ser esta una cosecha memorable.