Por: Manuel Fonseca • Colombia.com

Indignante: Una fiesta en un avión sin tapabocas dio como resultado 30 casos positivos de COVID-19

Una fiesta en un avión sin protocolos de  bioseguridad tiene 30 pasajeros contagiados de COVID-19, además de estar varados en un país que no es el de ellos.

La fiesta fue celebrada con los ganadores de un concurso que se realizo por Instagram. Foto: Twitter @RicardoRocha_MX
La fiesta fue celebrada con los ganadores de un concurso que se realizo por Instagram. Foto: Twitter @RicardoRocha_MX

Una fiesta en un avión sin protocolos de  bioseguridad tiene 30 pasajeros contagiados de COVID-19, además de estar varados en un país que no es el de ellos.

Durante la pandemia, las personas que son amantes a las fiestas no aguantaron sus ganas por disfrutar y buscaron diferentes formas de solventar sus necesidades de baile, diversión y amigos. 

Sin embargo, la mayoría de eventos, reuniones y fiestas que se hacen, son de manera clandestina en diferentes lugares como bodegas, garajes, patios traseros y donde el espacio sea propicio para no ser descubierto por las autoridades

En esta oportunidad, el evento de indignación y de irresponsabilidad fue realizado en un avión, que se dirigía a Cancún con procedencia de Canadá.

Un grupo de personas a las que se vio bailando, bebiendo y vapeando sin mascarillas a bordo de un vuelo a Cancún ahora se encuentran varadas en México después de que su vuelo de regreso a Canadá fuera cancelado y otras aerolíneas se negaran a llevarlos a casa.

Sunwing Airlines canceló el vuelo del miércoles, mientras Air Transat y Air Canada también se negaron a llevarlos para garantizar la seguridad de los pasajeros y la tripulación.
Para colmo de males, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, los calificó el miércoles de “idiotas”.  

El ministro federal de Transporte, Omar Alghabra, el ministro de Salud, Jean-Yves Duclos y el ministro de Seguridad Pública, Marco Mendicino, emitieron un comunicado conjunto el martes diciendo que habían ordenado a sus departamentos que investigaran.

El comunicado dijo que los pasajeros que violaron las regulaciones del Departamento de Transporte podrían enfrentar multas de hasta 5.000 dólares canadienses por infracción (3.930 dólares).

Trudeau calificó la conducta de los pasajeros de irresponsable y de una “bofetada” para todos los que han estado violando las restricciones de salud pública para bien de todos. Hablando en francés, se refirió a los pasajeros como “idiotas” y “bárbaros”.

Una de las pasajeras, Rebecca St-Pierre, una estudiante de 19 años de Trois-Rivieres, Quebec, dijo sentirse abandonada, sin saber cómo pagará su hospedaje, ya que su estadía se extenderá indefinidamente.

La joven dijo a The Canadian Press que dio positivo a COVID-19 el miércoles y que estaba aislada en Tulum, al sur de Cancún. Dijo calcular que otras 30 personas en el vuelo dieron positivo.

St-Pierre dijo que ganó el viaje en un concurso en Instagram y que nunca había oído hablar del organizador, identificado en redes sociales como James William Awad.

“Esperaba una semana relajada, donde iba a ser cuidadosa, pero resultó ser un viaje costoso para algo que se suponía iba a ser gratis”, afirmó.
 

Artículos Relacionados

+ Artículos