Por: Manuel Fonseca • Colombia.com

La Niñera del Infierno: la macabra historia de Yoselyn Ortega y el asesinato de Lucia y Leo Krim

La niñera que Fue "poseída por el diablo" parece una historia de terror, pero la realidad es que esta historia es el relato de un crimen que parece sacado de una película de miedo. 

Actualización
La criminal en el momento del asesinato tenia la edad de 50 años. Foto: Shutterstock
La criminal en el momento del asesinato tenia la edad de 50 años. Foto: Shutterstock

La niñera que Fue "poseída por el diablo" parece una historia de terror, pero la realidad es que esta historia es el relato de un crimen que parece sacado de una película de miedo. 

Una historia que parce que salió de las mentes más expertas en el cine del terror, sucedió en realidad una noche del 25 de octubre del 2012 en el barrio de Upper West Side en Manhattan, Nueva York.

Lucia y leo Krim eran los hijos de un paraje ideal, de un hombre que daba todo por su hogar y de una madre abnegada por el amor que sentía por sus hijos, estas dos criaturas nunca no pudieron ir más allá de los 6 y 2 años de edad.

Lucia de 6 años y Leo de 2 años fueron asesinados de manera brutal por alguien en que ellos confiaban, por alguien que fue considerada como parte de la familia y quien nunca levanto una sospecha sobre algún impulso de agresividad o ataques de ira.

Yoselyn Ortega quien fue la niñera de estos niños, se ganó la confianza de los padres de los menores a tal grado que le llegaron a pagar un boleto de avión para que fuera a visitar a su familia en República Dominicana, en donde la familia Krim en una oportunidad pasaría vacaciones junto a ella.

El alto grado de confianza y la buena relación que tenía la familia con su niñera, nunca dejo que se levantaran sospechas de un crimen de tal magnitud, ni tampoco que los hechos fueran a suceder a raíz de una molestia por parte de Ortega al no recibir un aumento de sueldo que había solicitado al señor y la señora Krim.

La tarde de la masacre, la madre de Lucia y leo, estaba llevando a su tercer hijo a clases de natación, mientras ella estaba acompañando a su hijo en la piscina, el atroz asesinato sucedía en la casa de los Krim.

Al llegar a casa, la madre de los niños encontró a sus 2 hijos en la tina del baño con lesiones en el torso y en el abdomen de los niños con señales de apuñalamiento y cubierto totalmente de sangre.

La autopsia concluyó que la pequeña había sido apuñalada 30 veces y que había luchado por su vida. Leo había recibido 5 cuchilladas, pero la mortal le cortó la garganta. Seguramente estaba dormido cuando la niñera lo atacó.

Ortega quien fue la diabólica perpetradora, también estaba en la escena macabra del baño, pero ella estaba con cortadas en el cuello indicando que se quería quitar la vida degollando su propio cuello.

La niñera que había comenzado a trabajar con la familia de los Krim unos meses antes del nacimiento de Leo, no alcanzo a perder la vida y fue atendida de inmediato, después de salir de cuidados intensivos, pasó los días posteriores en un hospital psiquiátrico.

Esa tarde el padre de los niños regresaba de un viaje de trabajo. Al prender su celular, lo sorprendió la enorme cantidad de llamadas perdidas y mensajes que tenía. No lograba entender qué podía estar ocurriendo, cuando de repente un empleado de la aerolínea lo llamó y lo llevó a hablar con un policía.

Lo llevaron directo al hospital. Alguien le explicó lo inexplicable, eso que nunca nadie ni siquiera se imagina que puede llegar a pasar. La peor pesadilla de un padre, que su niñera había asesinado a dos de sus hijos.

Marina y Kevin quienes son los padres de los niños asesinados crearon una fundación llamada "Lulu & Leo Fund.", donde se encargan de apoyar programas de arte para niños huérfanos y perjudicados por una grave situación familiar.

Yoselyn Ortega, logró recuperarse de las heridas que ella misma se había infligido. Meses después de la masacre, declaró que "el Diablo" la había impulsado a matar a los niños. Sin embargo, en un interrogatorio que se realizó en julio de 2016 aseguró no recordar haber sido poseída.

Estas contradicciones llevaron a que el caso girara en torno a la salud mental de la niñera y el proceso se extendiera en el tiempo.

Para la fiscalía, Ortega mató a los pequeños por puro resentimiento. Su defensa pretendía declararla insana. Ningún psiquiatra o psicólogo avaló esta posición.

Lo que sí se pudo comprobar es que había planeado todo hasta el más mínimo detalle. Días antes le había dado a su hermana su seguro médico, su registro y su pasaporte. A su hijo lo había enviado a la casa de unos familiares.

Casi seis años después de los crueles asesinatos, el 14 de mayo de 2018, a Yoselyn Ortega la declararon culpable por los crímenes de Lucia y Leo Krim. Tras un juicio que se extendió por dos meses, la condenaron a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Artículos Relacionados

+ Artículos