Colombia.com Bogotá Miércoles, 06 / Jul / 2016

Las malas decisiones de Tony Blair

El político británico admitió que, aun que actuó "de buena fe", se arrepiente de haber participado en la invasión contra Irak.

Las malas decisiones de Tony Blair
La ocupación de Irak cobró la vida de cientos de soldados británicos y millones de iraquíes. 

El exprimer ministro británico Tony Blair admitió hoy que las pruebas que proporcionaron los servicios de inteligencia para justificar la guerra de Irak en 2003 estaban equivocadas y pidió disculpas por las consecuencias de su decisión de iniciar el conflicto.

"La información de inteligencia que se produjo en el momento de la guerra resultó ser errónea y las consecuencias resultaron ser más hostiles, prolongadas y sangrientas de lo que habíamos imaginado", declaró Blair en una comparecencia pública tras la divulgación del informe oficial en el Reino Unido sobre la invasión de Irak.

"Por todo eso, expreso más pena, arrepentimiento y disculpas de las del que ustedes puedan llegar a conocer o creer", afirmó Blair, que puntualizó que, si se hubiera dejado en el poder a Sadam Husein, el presidente iraquí habría supuesto una amenaza para la "paz mundial".

Te puede interesar: Yidahistas recuperan control de un paso fronterizo sirio con Irak

Blair sostuvo que acepta "toda la responsabilidad" sobre los errores a los que apunta el llamado informe Chilcot, que sostiene que el Gobierno subestimó las consecuencias de la guerra y no agotó todas las opciones pacíficas antes de dar luz verde a la invasión.

El político laborista aseguró que "no había ningún compromiso secreto para ir a la guerra" y que tomó la decisión "de buena fe".

"Lo que no puedo aceptar, como dicen algunos, es que apartando a Sadam provocamos el terrorismo de hoy en día en Oriente Medio y que deberíamos haberlo dejado ahí. Estoy profundamente en desacuerdo con eso", señaló Blair, para quien el entonces presidente iraquí era "una continua amenaza para la paz y para su propia gente".

Te puede interesar: ¿Es buena la salida de Reino Unido de la UE para América Latina ?

El informe Chilcot refleja que en abril de 2002, meses antes de la invasión, Blair le trasladó al entonces presidente de Estados Unidos, George Bush, su intención de apoyarle "en cualquier circunstancia".

En ese sentido, Blair sostuvo hoy que "no había ninguna prisa por ir a la guerra" y negó que en aquel encuentro con Bush se comprometiera a brindar apoyo militar para una misión en Irak.

A pesar de que la investigación oficial sobre la guerra concluye que el ataque no era el último recurso antes de renunciar a una solución pacífica, Blair aseguró que en aquel momento "tenía que tomar una decisión". "Pensé en Sadam y su historial, en el carácter de su régimen. Pensé en nuestra alianza con América (EEUU) y su importancia para nosotros en el mundo posterior al 11 de septiembre", argumentó. EFE