Colombia.com Bogotá Viernes, 12 / Oct / 2018

¿Por qué Claudia López deberá retractarse nuevamente?

La exsenadora Claudia López deberá retractarse nuevamente por lo dicho sobre el abogado Abelardo de la Espriella.

¿Por qué Claudia López deberá retractarse nuevamente?
El de Claudia López es el caso más reciente de retractación. Foto: Twitter

A pesar de que ella ya se había retractado, un juez consideró que la excandidata a la vicepresidencia deberá hacerlo vía Twitter.

Cada vez es más común que abogados, políticos y periodistas pidan por la vía legal una retractación, es decir, retirar algo que se ha dicho o mantenido en el pasado. 

También te puede interesar: Fracking: Se aproximan proyectos piloto de extracción para Colombia.

¿Qué fue lo que dijo la exsenadora? Claudia López se refirió al abogado como "un miembro confeso del narcoparamilitarismo" el 19 de julio de 2018 por medio de su cuenta de Twitter.

De la Espriella interpuso directamente una tutela y en el mes de septiembre se le ordenó a López retractarse. Ella dijo lo siguiente en un programa de radio: "En cumplimiento a lo ordenado (…) manifiesto que el tuit del 19 de julio de 2018, en el que indiqué que el hoy demandante Abelardo de la Espriella Otero era un miembro confeso del narcoparamilitarismo, no tiene fundamento judicial admisible y por lo tanto no tiene certeza jurídica".

Sin embargo, no cumplió con la norma que dice que la rectificación o la retractación debe hacerse de la misma forma en que se realizó la primera vez, es decir, si se hace por Twitter, radio o en un medio impreso, se debe pedir la disculpa por el mismo medio.

En este caso, como el abogado de la Espriella pidió no reconocer esta disculpa pública como debía ser pidió no reconocer esta retractación y ahora, Claudia López deberá cumplir la nueva orden del juez y repetir lo hecho por el mismo medio.

Un caso para recordar

Uno de los casos más sonados que terminó en una rectificación, sin cumplirla, es la de el senador Álvaro Uribe ante lo dicho al periodista Daniel Samper Ospina.

Uribe lo tildó de violador y ante la tutela interpuesta por el periodista, el expresidente tuvo que rectificar. Sin embargo, no cumplió con la misma como debe ser, sino que insultó a Samper en la respuesta que debía ser de disculpa.

Según el magistrado Luis Fernando Ramírez, la rectificación, debe realizarla en los mismos medios en que ocurrieron los ataques (trinos en Twitter y un comunicado de prensa) y debe decir que no dispone de evidencia para haber hecho dichas sindicaciones.

Esto no pasó, pero se hizo una pequeña disculpa pública.

Uno de los casos más recientes también envuelven al expresidente Álvaro Uribe con el senador Gustavo Petro. 

Durante una entrevista en La W Radio con Vicky Dávila, Petro dijo lo siguiente: “En mi opinión personal, viendo lo que ha sucedido, yo hice el debate del paramilitarismo en Antioquia. Uribe debió haber estado preso hace tiempos y por delitos de lesa humanidad. Hoy, claro, van a decir es que está hablando Petro y eso no es cierto. Miren mi debate del paramilitarismo en Antioquia del año 2007”.

Luego, con una orden de su abogado Abelardo de la Espiella, Uribe pidió una rectificación. Y sí, el el pasado 21 de septiembre, Petro cumplió su cita en la emisora, en el mismo lugar donde había dicho esto y con diccionario en mano definió estas dos palabras: rectificación y retractación.

Finalmente, el excandidato presidencial afirmó que ahora Uribe debería ser investigado por delitos de lesa humanidad y por su relación con el paramilitarismo.

"La orden constitucional de rectificación se encuentra plenamente satisfecha, pues dicha actividad se ajusta a los parámetros jurisprudenciales expuestos, a razón que el accionado reconoció su error de afirmar en grado de certeza que el senador Álvaro Uribe Vélez es autor o partícipe de la comisión de delitos de lesa humanidad, sin previamente contarse con sentencia judicial debidamente ejecutoriada proferida por autoridad competente", sentenció el fallo que aceptó esta rectificación como legal.

Redacción Actualidad - Colombia.com