Actualización: Mié, 07 / Ago / 2019 9:16 am
Colombia.com Bogotá Mié, 07 / Ago / 2019 8:46 am

Así fue la campaña libertadora detrás del 7 de agosto y la Batalla de Boyacá

Detrás de la Batalla de Boyacá hay una desconocida travesía que duró más de 70 días

Así fue la campaña libertadora detrás del 7 de agosto y la Batalla de Boyacá
Rendición del general español José María Barreiro en la batalla de Boyacá. Foto: Twitter @colombia_hist

El 7 de agosto es un día de fiesta nacional en el que se conmemora la victoria del ejército patriota comandado por Simón Bolívar ante el ejército realista al mando de José María Barreiro en 1919.

La batalla se conoce hoy en día como la Batalla de Boyacá y fue un golpe determinante para la independencia del territorio americano. Lo que muchos desconocen es la magnitud de la campaña libertadora y las dificultades que enfrentó su ejército hasta lograr llegar a Santa Fe y libertar el territorio que hasta ese momento seguía las ordenes de la Corona Española.

La travesía de Bolívar y sus hombres en la campaña libertadora

La campaña independentista en la que se enmarca la Batalla de Boyacá inició el 15 de febrero de 1919 en Venezuela, donde Simón Bolívar instaló el Congreso de Angostura y en compañía de 30 diputados de las provincias de Caracas, Barcelona, Cumaná, Barinas, Guayana, Margarita y Casanare (única provincia libre de lo que actualmente se conoce como Colombia) estableció jurídicamente la Gran Colombia, la manera en que se organizaría y los territorios que la conformarían.

Mapa de la República de Colombia en 1819 con su división política en sus tres Departamentos; Venezuela, Cundinamarca y Quito. Foto: Twitter @colombia_hist

En mayo de ese mismo año el Libertador, título otorgado a Bolívar durante el Congreso de Angostura, emprende la que hoy conocemos como la Ruta Libertadora. Con un ejército de más de 2000 hombres inició la marcha hacía Guasdualito. El 4 de junio atravesó el río Arauca y el 11 del mismo mes se reunió con Francisco de Paula Santander y otros hombres que estaban bajo su mando en Tame.

La idea de los patriotas era llegar al centro del país sin ser detectados por el ejército realista, por lo que su única opción era atravesar el páramo de Pisba, el camino más difícil para lograr su objetivo pero el más seguro para garantizar el factor sorpresa.

La travesía no fue fácil. Muchos de los soldados del ejército libertador perdieron la vida en medio del frío desolador del páramo y las difíciles condiciones del terreno. La caballería del ejército quedó reducida a nada y los ánimos estaban por el piso.

“Tiemblo al recordarme del lastimoso estado en que yo he visto a este ejército que nos ha restituido la vida. Un número considerable de soldados quedaron muertos debido al rigor del frío en el páramo de Pisba. Un número mayor había llenado los hospitales, y el resto de la tropa no podía hacer la más pequeña marcha. Los cuerpos de caballería, en cuya audacia estaba cifrada ya gran parte de nuestra confianza, venían sin caballo y sin montura, porque en la alternativa de morir víctimas de frío, los soldados prefirieron encontrarse con el enemigo en cualquier estado. Este ejército era, en una palabra, un cuerpo moribundo". Francisco de Paula Santander.

Homenaje al ejército independentista y su paso por el páramo de Pisba en el billete de 1994. Foto: Twitter @slizarazoh

Los enfrentamientos con el ejército realista - Batalla del Pantano de Vargas

Tras enfrentar y hacer correr a 300 soldados de la guarnición del Fuerte de Paya en lo que se conoció como la Batalla de Paya, el ejército patriota siguió su marcha para atravesar la cordillera de los Andes. Las muertes por hipotermia, las enfermedades, el cansancio y las deserciones seguían reduciendo el ejército de Bolívar.

Tras alcanzar Socha, actual Boyacá, los ánimos de los soldados se recuperaron. La población de Tunja recibió con los brazos abiertos a los maltratados hombres y los aprovisionó con ropa, alimento y cuidados médicos durante cuatro días.

Cuando José María Barreiro se percató del avance del ejército libertador intentó un contrataque enviando tropas por la orilla del río Sogamoso. Tras un cruento enfrentamiento que deriva en el retroceso del ejército realista hacia Topaga. Bolívar, al ver el estado de sus hombres, decide ingresar al municipio de Gameza para reunir de nuevo a su ejército.

Representación de la Batalla de Gameza. Foto: Twitter @PlaneacionBoy

Barreiro, al comprender que en Topaga estaba siendo rodeado por el ejército patriota, tuvo que abandonar su cuartel y pertrecharse en Paipa con la intensión de tener un respiro de los cruentos enfrentamientos y avisar a Santa Fe de la llegada de Bolívar. El 25 de julio, en la denominada Batalla del Pantano de Vargas, los independentistas decidieron atacar primero.

El ejército español logró ubicarse en una zona más favorable para el combate, por lo que las tropas independentistas quedaron en medio del enemigo y el río Sogamoso.

Al ver la ventaja que tenía en la batalla, Barreiro ordenó atacar a la caballería desde lo alto del cerro del Picacho. Al ver esto Bolívar se dirigió al Coronel Juan José Rondón y a sus 14 jinetes: “Coronel, salve usted la patria”. La intervención de Rondón fue definitiva para la victoria patriota, por lo que Barreiro retrocedió con la intensión de llegar a Santa Fe a reunirse con las tropas del virrey Juan de Sámano.

Batalla de Boyacá - 7 de agosto de 1819

Bolívar, conociendo el plan de Barreiro, avanzó durante la noche y ubicó a sus hombres en medio del grueso del ejército realista y su vanguardia, ubicándose en lo que hoy conocemos como el puente de Boyacá. Con esta estrategia logró reducir la fuerza e incomunicar al escuadrón realista, lo que fue determinante para que Francisco de Paula Santander y Juan José Rondón derrotaran al escuadrón de Barreiro.

A las 4 de la tarde del 7 de agosto de 1819 finalizó la batalla. Barreiro fue capturado esa misma noche en compañía de otros 7 oficiales españoles cuando intentaban ocultarse en cercanías al lugar de la batalla. Aunque no hay cifras exaltas de aquella lucha, se estima que fueron al menos 1.600 los soldados realistas los que quedaron en manos del ejército libertador.

La lucha habría costado la vida de por lo menos 200 soldados del ejército al mando de la corona y 13 héroes del ejército patriota.

Rendición del general español José María Barreiro en la batalla de Boyacá. Foto: Twitter @colombia_hist

Al llegar la noticia de la victoria independentista a Santa Fe, el Virrey Juan de Sámano emprendió la huida hacia el Caribe, por lo que Simón Bolívar y su ejército lograron ingresar a la capital de Nueva Granada sin ninguna resistencia el 10 de agosto de 1819.

Esta victoria no determino la derrota definitiva de los realistas, que también se fortalecieron en otras provincias del Virreinato, sin embargo, si fue un factor determinante para los planes de Bolívar en la construcción de la Gran Colombia. Las luchas con el ejército español seguirían dándose hasta 1825.

Alejandro Poveda - Colombia.com