Por: Redacción Actualidad • Colombia.com

Cayeron los “Fariseos”, banda que se dedicaba a traficar repuestos de Transmilenio

Luego de meses de seguimiento y trabajo de infiltración, 10 miembros de la banda “Los fariseos”, dedicados a robar repuestos de su empresa para comercializar en el mercado negro fueron capturados y la banda desmantelada.

"Los fariseos" llevaban cerca de tres años robando repuestos en la empresa en la que laboraban. Foto: Twitter @luciabastidasu
"Los fariseos" llevaban cerca de tres años robando repuestos en la empresa en la que laboraban. Foto: Twitter @luciabastidasu

Luego de meses de seguimiento y trabajo de infiltración, 10 miembros de la banda “Los fariseos”, dedicados a robar repuestos de su empresa para comercializar en el mercado negro fueron capturados y la banda desmantelada.

Luego de un completo operativo que incluyó agentes infiltrados, las autoridades lograron desmantelar una banda que al interior de Transmilenio en Bogotá se encargaba de traficar los repuestos nuevos de la flota de vehículos remplazándolos por otros, viejos y usados.

En una operación conjunta entre el Ejército y la Fiscalía General de la Nación, 10 integrantes de una banda denominada “Los fariseos” fueron capturados, estos hombres se encargaban de robar a la empresa en la que laboraban, un consorcio de Transmilenio, prestador de servicio operacional, desde su interior estos individuos robaban repuestos de la empresa bajo la modalidad de encargo con propietarios de talleres de mecánica particulares.

La operación tuvo varios meses de duración, y en ella, unidades del Batallón de Policía Militar No.13 del Ejército Nacional y la Fiscalía General de la Nación realizaron seguimiento a la banda, en estas acciones varios agentes encubiertos se hicieron pasar por compradores de repuestos y así lograron conocer la forma en que “Los fariseos” robaban y negociaban las piezas automotoras.

Sobre “Los fariseos” ya se tenía noticia, pues en el año 2020 fueron capturados tres de sus integrantes, y según las autoridades, la banda operaba desde hace tres años, pero debido a que la empresa para la que laboraban continuaba con detrimento patrimonial, decidieron realizar una operación que llevara a capturar a todos sus miembros y acabar de una vez con el problema.

Los capturados, según las autoridades, extraían baterías, aceites lubricantes, cinturones, inyectores, entre otros, que eran comercializados ilegalmente en un taller de Bogotá.

Esta modalidad de robo inflaba los bolsillos de la banda, se dice que el hueco que dejaban en la empresa con sus acciones era de 2.000 millones de pesos, y lo peor, ponían en riesgo a los usuarios de Transmilenio porque las piezas nuevas y originales que robaban de los vehículos de transporte público eran remplazadas por otras de segunda y en mal estado, aumentando la posibilidad de desperfectos mecánicos y accidentes de los buses.

En el lenguaje popular se denomina “fariseo” a quien traiciona, y estos hombres sí que lo sabían hacer con la propia empresa en la que trabajaban, pues esta y sin saberlo, les estaba pagando para que la robaran.

El mercado negro de piezas automotoras en la ciudad de Bogotá es enorme y no solo cobija a vehículos particulares, pues como se logró evidenciar con las operaciones de “Los fariseos”, en el negocio también hay cabida para los vehículos del sistema de servicio público masivo.

Artículos Relacionados

+ Artículos