Por: Juan Carlos García Sierra • Colombia.com

Día sin carro y sin moto tuvo parte positivo para las autoridades de la ciudad de Bogotá

Las autoridades ambientales de Bogotá afirman que de no haberse llevado a cabo la jornada de día sin carro se hubiese tenido que decretar una emergencia ambiental en la capital del país.

Bogotá lució vacía en varias zonas durante algunos momentos de la jornada del día sin carro. Foto: Youtube
Bogotá lució vacía en varias zonas durante algunos momentos de la jornada del día sin carro. Foto: Youtube

Las autoridades ambientales de Bogotá afirman que de no haberse llevado a cabo la jornada de día sin carro se hubiese tenido que decretar una emergencia ambiental en la capital del país.

Las autoridades de Bogotá encabezadas por la alcaldesa Mayor, Claudia López Hernández, dieron un parte de satisfacción por la jornada del día sin carro y sin moto, que transcurrió sin mayores contratiempos.

Después de haber sido suspendido en 2020 y 2021 por cuenta de la situación de pandemia ocasionada por la COVID-19, el día sin carro y sin moto volvió a tener una jornada impopular para muchos, pero beneficiosa para otros.

Como se ha acostumbrado en estas jornadas especiales, muchos comerciantes manifiestan que se ven afectados porque sus ventas disminuyen, pero muchos aprovechan para usar la bicicleta y brindarle un poco de actividad al cuerpo.

Desde la Alcaldía de la capital de la República se destaca que los bogotanos, en su mayoría, aceptaron conformes las disposiciones pertinentes a la jornada de día sin carro y sin moto, desplazándose a sus lugares de trabajo en medios no contaminantes como bicicletas convencionales, bicicletas eléctricas y patinetas de la misma condición.

El sistema de transporte público lució atiborrado en las horas pico, pero un gran porcentaje de los habitantes de Bogotá hizo uso de él para dirigirse a sus lugares de trabajo y de estudio y para regresar a sus hogares.

Al término de la jornada se dio un parte positivo en el que se destaca que la ciudad dejó de recibir 7.600 toneladas de dióxido de carbono de parte de los cerca de 1,8 millones de automóviles y 470.000 motocicletas en la capital de la República.

Aunque hubo reducción de gases de efecto invernadero, los índices de reducción de material particulado no fueron significativos, de acuerdo con la Secretaría de Ambiente, esto se debió a que hubo material particulado generado en el sur del continente que viajó hasta el país y “una barrera climática que no ha permitido que el aire salga de la manera que lo haría”.

“Lo que modelamos y lo más importante para el día sin carro es la reducción de gases de efecto invernadero. Con eso vamos a cumplir, en términos de material particulado tenemos un balance en que condiciones externas no nos han permitido una mejora tan significativa”, manifestó Carolina Urrutia, secretaria de Ambiente de Bogotá.

Las autoridades ambientales de Bogotá afirmaron que de no haberse llevado a cabo el día sin carro se hubiese tenido que decretar una emergencia ambiental en la capital de la República, porque, a pesar de que las mediciones en la mañana no arrojaban buenos indicadores, en la noche se logró determinar una reducción de material particulado en un 38%.

Hubo sectores de Bogotá en el que la calidad del aire no tuvo mejoras significativas, es el caso de aquellas en donde existe industria y transporte de carga, debido a que hubo restricción a los vehículos, pero no a la actividad industrial que vierte gases contaminantes al aire bogotano.

Artículos Relacionados

+ Artículos