La Casa del Diablo

Existe una familia muy reconocida en Santander, es de apellido Puyana, se distingue por ser la más rica de la región. Dice la leyenda que era una familia muy pujante, pero de clase baja. Un día el padre de los Puyana se cansó de su mala situación económica y decidió invocar al demonio, para que hicieran un pacto. Él le daría su alma a cambio de dinero. El diablo le pidió que fuera a los 10 años siguientes.

La familia resultó siendo la más rica de la región: tenían casas, carros, fincas y muchos lujos. Pasó el tiempo y el diablo volvió para hacer cumplir la promesa que había pactado. El papá ya no quería irse con él. El diablo furioso comenzó a gritar y a amenazarlo con llevarse a su hijo preferido, pero el señor Puyana no le creyó.

El diablo salió por la ventana de la hermosa casa que tenía la familia. Desde ese día, la ventana siempre se cae. Ha sido puesta muchas veces, pero vuelve a caerse al cabo de unas horas de haber sido reconstruida.