Por: María del Pilar Oyola- EFE • Colombia.com

Un gran gesto de altura: atleta catarí propone compartir el oro con su rival de atletismo en salto de altura

El hecho insólito se presentó tras declarar un empate entre los deportistas, el italiano Tamberi y el catarí Barshim se subieron al primer lugar del podio.

Mutaz Essa Barshim y el italiano Gianmarco Tamberi en Tokio 2020. Foto: EFE
Mutaz Essa Barshim y el italiano Gianmarco Tamberi en Tokio 2020. Foto: EFE

El hecho insólito se presentó tras declarar un empate entre los deportistas, el italiano Tamberi y el catarí Barshim se subieron al primer lugar del podio.

La prueba de salto alto o de altura masculina de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 dejó un episodio que quedará en la memoria todos los aficionados en estas justas.

Fueron tres los atletas que lograron superar los 2,37. Dos de ellos el catarí Mutaz Essa Barshim y el italiano Gianmarco Tamberi, que hasta el momento durante su prueba, no habían registrado saltos invalidos. El tercero era el bielorruso Maksim Nedasekau, quien había fallado en intentos anteriores en los 2,19 y 2,35.

Con sendas medallas de plata en Londres 2012 y Río 2016, Barshim, el mejor saltador de altura desde los tiempos del cubano Javier Sotomayor, con 11 saltos por encima de los 2,40 metros desde 2013, buscaba en Tokio, con 30 años, su primer oro después de haber sido dos veces campeón del mundo.

El catarí, quien actualmente es catalogado a nivel mundial como el  segundo mejor de la historia detrás del cubano, logró superar una rotura de ligamentos en el tobillo que sufrió el 2 de julio de 2018 en el Memorial Gyulai de Szekesfehervar (Hungría), cuando estuvo a punto de batir el récord mundial con el listón, que rozó ligeramente en su primer intento, situado en 2,46.

En su tercera tentativa contra el récord sufrió la lesión que le tuvo casi un año inactivo, pero regresó a tiempo para proclamarse campeón mundial en si tierra (Doha 2019).

Este año sólo había competido cuatro veces pero ha logrado estar a punto en el momento preciso, para compartir los máximos honores con otro "resucitado" después de una grave lesión, Gianmarco Tamberi.

El hecho insólito se presentó después de culminar su participación, la cual  arrojo como resultado un empate entre los dos competidores que acaban por la presea dorada tras alcanzar una altura con una marca de 2,37 metros cada uno.

Foto: Twitter La Okocha

Al observar esta situación el juez se acerca a los dos participantes comentándoles  contexto con el fin de decidir la forma de desempate que emplearían para definir el podio, con la sorpresa de que el catarí lanza una inusual propuesta en la cual sugiere que la solución más justa seria otorgar dos medallas de oro en esta prueba, con lo que se aseguraría la victoria ara estos dos participantes; el juez manifiesta la posibilidad de que esto ocurra, y tras unos segundos el italiano estalla de alegría abalanzándose sobre el catarí en una demostración de afecto y hermandad ante el noble gesto del atleta rival.
 

 

Artículos Relacionados

+ Artículos