Colombia.com Bogotá Jueves, 22 / Ago / 2019

La Vuelta: Richard Carapaz se perdería la competencia

No son buenas las noticias que llegan desde España para el Movistar Team.

Richard Carapaz Vuelta a España 2019
Richard Carapaz en el Giro de Italia. Foto: Movistar Team

El anuncio del equipo Movistar en redes sociales sobre la duda de la presencia a 48 horas de la salida de la primera etapa de la 74ª Vuelta a España del ecuatoriano Richard Carapaz se ha convertido en una bomba pendiente de detonación.

Una caída en un entrenamiento el pasado domingo, que le habría afectado principalmente al hombro derecho con una fuerte contusión además de numerosas heridas, puede obligar al conjunto telefónico a darle un radical cambio a su planteamiento.

Las alarmas también se han activado en el resto de formaciones que situaban al ecuatoriano al frente de sus pronósticos tras su gran victoria en el Giro el pasado mes de mayo.

Te puede interesar: Conoce todo sobre la Vuelta a España 2019 en nuestro especial

Carapaz hizo saltar la banca en la carrera rosa y le dio a su país su primera grande de la historia con una sobresaliente autoridad sobre sus principales adversarios.

La posible ausencia del ciclista de El Carmelo puede dejar al esloveno Primoz Roglic y al holandés Steven Kruijswijk, ambos del Jumbo-Visma, en la salida de las Salinas de Torrevieja (Alicante) con los galones de máximos favoritos, merced a los resultados que han conseguido este 2019 en el Giro, tercero el exsaltador de esquí, y en el Tour, también tercero el tulipán.

Ahora el colombiano Nairo Quintana, de confirmarse la ausencia de su compañero, deberá tomar el 'toro por los cuernos' y asumir el liderazgo de su formación. El de Tunja ha lamentado públicamente en más de una ocasión no tener a su entera disposición a una formación para ganar su tercera grande que se le resiste desde que en 2016 batió a Chris Froome.

Quintana puede "disfrutar" así de una situación inesperada en la que tratar de reivindicarse en un momento en el que su estrella no terminar de alcanzar el brillo que se le suponía en este tipo de carreras, a pesar de haber ganado el Giro (2014) y la citada Vuelta. Además todavía tiene pendiente de dar a conocer la formación en la que militará en 2020.

Así las cosas, Roglic, que acompañó a Quitana en el tercer cajón del podio con la confianza de mejorar todavía más sus prestaciones en un Tour al que finalmente no llegó, y Kruijswijk, que tomó su testigo en el equipo holandés para auparse también al tercer puesto del Tour aparecen como dos de las más claras ruedas a vigilar.

Kruijswijk parece tener una grande en sus piernas, pero por una u otra razón no termina de conseguirlo, como le pasó en el Giro de 2016 en el que terminó cuarto tras ceder en la penúltima etapa al ataque de Vincenzo Nibali cuando portaba la maglia rosa.

Este verano en el Tour se topó con el habitual dominio con mano de hierro del heredero del antiguo Sky, ahora Ineos, copando las dos primeras plazas con el colombiano Egan Bernal y el galés Geraint Thomas.

Roglic y Kruijswijk llegan con ganas de conseguir el maillot rojo final, en un reto que para ambos supondría estrenar su palmarés en una de las carreras de tres semanas.

A ellos se pueden unir otros nueve ciclistas que han finalizado este mismo año la carrera francesa o la italiana en el top-15, de los que un sexteto concluyeron entre los diez mejores.

En esa docena de corredores, el Movistar cuenta con Quintana y también con el español Alejandro Valverde, octavo y noveno respectivamente en el Tour. Al de Las Lumbreras no parecen pesarle los años que refleja su carné y sigue estando al pie del cañón cuando la carrera se pone en su punto más selectivo.

Los otros que cargan con la vitola de aspirantes son el polaco Rafal Majka (Bora-Hansgrohe), el colombiano Miguel Ángel López (Astana) y el británico Hugh Carthy (EF Education First), que fueron sexto, séptimo y undécimo en tierras italianas.

"Supermán" López acompañó en el tercer cajón del podio 2018 de la Vuelta al británico Simon Yates y el mallorquín Enric Mas, ambos ausentes, posición que había firmado previamente en el Giro. Por lo que se le podría considerar con argumentos sólidos la cuarta rueda a vigilar.

En la edición del centenario del maillot amarillo en Francia, el colombiano Rigoberto Urán (EF Education First) y los italianos Fabio Aru (UAE Emirates) y Davide Formolo (Bora-Hansgrohe) fueron, respectivamente, séptimo, decimocuarto y decimoquinto.

Aru forma parte del trío junto a los dos componentes del Movistar, Quintana y Valverde, de ser los únicos ciclistas que se alienarán en la línea de salida sabiendo lo que es ganar una gran vuelta por etapas. Además, el colombiano (2016), el sardo (2015) y el murciano (2009), por las ausencias de los ganadores de los dos últimos años, los británicos Simon Yates (Mitchelton Scott) y Chris Froome (Ineos), ya saben lo que es hacerse con la "roja", que en este 2019 celebra su primera década.

Las citadas ausencias de Yates y Froome en esta septuagésima cuarta Vuelta, así como las de Bernal, Thomas, el italiano Vincenzo Nibali o el holandés Tom Dumoulin, todos ellos vencedores en activo de una o varias grandes, como es el caso del "tiburón de Messina" que al igual que el keniano de origen británico conocen lo más alto del podio de Tour, Giro y Vuelta, abren la puerta a la esperanza a un buen número de aspirantes que saben que este año en la carrera española van a gozar de una oportunidad bastante mejor de lo habitual para unirse a la historia de este deporte en las pruebas de tres semanas.

Entre esos aspirantes puede considerarse que están nombres como el holandés Wilco Kelderman (Sunweb), un ciclista que no termina de explotar en las grandes vueltas aunque ya sabe lo que es quedarse a las puertas del podio en la carrera de Unipublic en 2017, donde fue cuarto, así como el colombiano Esteban Chaves (Mitchelton Scott) que busca reencontrar el nivel que le llevó en 2016 a ser segundo en el Giro y tercero en la Vuelta.

De no llevar cinco temporadas en una formación como la de Dave Brailsford, el holandés Wout Poels seguramente contaría con un palmarés mucho más brillante pero su rendimiento deportivo siempre a estado a las órdenes de sus grandes jefes. Aquí, en las Salinas de Torrevieja sabe que puede disponer de una ocasión excepcional para brillar con luz propia y todo su esfuerzo ponerlo a su propio servicio, ya que Nicolas Portal dirigirá a un equipo que dado su potencial, aparenta ser menor del que luego pueden dejar ver en la carretera.

Entre la generación nacida en el último lustro del siglo XX figuran dos nombres que por lo que ya han hecho parecen llamados a brillar en este tipo de pruebas como el colombiano Daniel Felipe Martínez (EF Education First), con 23 años, o el esloveno Tadej Pogacar (UAE Emirates), que con todavía 20 años va a tomar la salida en su primera gran ronda de 21 días. 

EFE - Colombia.com