Colombia.com Bogotá Jueves, 19 / Abr / 2018

Nació la hija de Manuela González y la actriz narró cómo fue la llegada

Manuela González a sus 40 años volvió a ser mamá de una hermosa niña. 

Nació la hija de Manuela González y la actriz narró cómo fue la llegada
Foto:InstagramOficial

La reconocida actriz colombiana, Manuela González, que hace algunos meses sorprendió a sus seguidores con la noticia de su segundo embarazo, ahora disfruta de te tener a su bebé en brazos.

Te puede interesar: Manuela González muestra su avanzado embarazo en lencería

La bogotana que había confirmado que es niña y la llamarán Alma Vasco González, compartió a través de sus redes sociales las primeras fotografías de la pequeña fruto de su amor con su esposo Andrés Vasco con quien tuvo su primer hijo, Pedro.

Manuela conocida por protagonizar “La bella ceci y el imprudente” acompañó las tiernas imágenes con la historia de cómo fue el proceso de parto, el cual fue como de novela, ocurriendo en el momento menos esperado. 

“Resumen de una aventura maravillosa: 34.6 semanas de embarazo. Los hechos: ruptura de membranas (rompí fuente), empaque como pueda, corra para la clínica, empiezan las contracciones , me ve mi médico, me dice que todo va de maravilla, siguen las contracciones más impresionantes, pienso: “la naturaleza es sabia! Esto un hombre no se lo aguanta!” Respiro, respiro, respiro. Una hora más tarde, siento que esta muñeca ya está casi que “ahí”, la obstetra de turno me revisa, ESTÁ EFECTIVAMENTE “AHÍ”!!! Llaman a mi médico nuevamente, corra para sala de partos, tome aire, luego conténgalo, luego un gran pujo (que pujé literalmente con el alma) y... ALMA VASCO GONZÁLEZ NACIÓ!! Así, como de película, ella perfecta, todos cerquita, amándonos. Y así fue, como entre carreras, risa nerviosa, lágrimas de emoción y suspiros de alivio, pudimos darle la bienvenida a esta vida a la princesa de nuestros sueños. GRACIAS DIOS SIEMPRE” relató.

 

Alma Vasco González ?? Resumen de una aventura maravillosa: 34.6 semanas de embarazo. Los hechos: ruptura de membranas (rompí fuente), empaque como pueda, corra para la clínica, empiezan las contracciones , me ve mi médico, me dice que todo va de maravilla, siguen las contracciones más impresionantes, pienso: “la naturaleza es sabia! Esto un hombre no se lo aguanta!” Respiro, respiro, respiro. Una hora más tarde, siento que esta muñeca ya está casi que “ahí”, la obstetra de turno me revisa, ESTÁ EFECTIVAMENTE “AHÍ”!!! Llaman a mi médico nuevamente, corra para sala de partos, tome aire, luego conténgalo, luego un gran pujo (que pujé literalmente con el alma) y... ALMA VASCO GONZÁLEZ NACIÓ!! Así, como de película, ella perfecta, todos cerquita, amándonos. Y así fue, como entre carreras, risa nerviosa, lágrimas de emoción y suspiros de alivio, pudimos darle la bienvenida a esta vida a la princesa de nuestros sueños. GRACIAS DIOS SIEMPRE ?????????? @avasco110

A post shared by Manuela González Daza (@lamuelagonzalez) on

Tras la emotiva publicación, Manuela solo ha recibió miles de felicitaciones y buenos deseos por parte de sus seguidores.

Pocos días antes, la actriz lució junto a su hijo su barriga de embarazada, describiendo lo que alguna vez planeó y lo en realidad se convirtió su vida. 

“Alguna vez alguien me dijo: los planes están hechos para cambiarlos! Y si, esa es exactamente la vida. Por mucho que planeemos todo, por más organizados que seamos, por más proyectos que tracemos, siempre, tarde o temprano, irrumpe el destino con su fabulosa voluntad y nos cambia todo”.

Destacó, “Yo, por ejemplo, siempre imaginé que el embarazo de Alma lo iba a aprovechar para hacer todo lo que no hice con Pedro: comer súper sano, hacer ejercicio, meditar y hasta escribir un libro que aún sigue en el tintero! También imaginé esos 9 meses gozándome cada segundo a Pedro antes de la llegada de su hermanita, quien por obvios motivos, requerirá de mucha atención. Pero la realidad fue bien distinta...un buen día me desperté dándome cuenta que ya tenía 7 meses de embarazo y que de todos esos planes... nada, nadita, nada". 

Por lo que decidió, “Me dije, “listo Manuela! Te quedan solo dos meses! Ahora sí a meterle turbo y lograr todo!” Pero justo en ese momento la vida se volteó a verme con una gran sonrisa y de un solo chasquido... TARAAAAN! me tenía hospitalizada en quietud absoluta evitando que mi chiquita naciera prematura. Lo más duro de ese reposo obligado fue renunciar a mis planes con Pedro. Que difícil tarea tener a un churrito como es él, pidiéndote que lo cargues y tener que explicarle que aunque era lo que más anhelaba en la vida, no podía”.

Concluyó diciendo, “Días duros, días de apreciar lo que tantas veces no vemos, días de aprendizaje profundo. Días para enamorarme como nunca de mi compañero de vida, de agradecer por tanto! Pero sobre todo, días de mucha transformación. Si bien no pude hacer tantas cosas tal cual las había imaginado, sí hemos podido darnos en casa un cariño de avanzada. Sus masajes en la pancita son de otro mundo! Y cuando le da besos a su hermanita y dice “Almita, hermanita hermosha” yo muero lentamente! Así que hoy solo puedo sonreír y darle gracias a Dios por esta pausa, en la que hemos aprendido a querernos y aprovecharnos mutuamente de la manera más bonita, de la manera más real”.

 

Planes vs REALIDAD. Alguna vez alguien me dijo: los planes están hechos para cambiarlos! Y si, esa es exactamente la vida. Por mucho que planeemos todo, por mas organizados que seamos, por más proyectos que tracemos, siempre, tarde o temprano, irrumpe el destino con su fabulosa voluntad y nos cambia todo. Yo, por ejemplo, siempre imaginé que el embarazo de Alma lo iba a aprovechar para hacer todo lo que no hice con Pedro: comer súper sano, hacer ejercicio, meditar y hasta escribir un libro que aún sigue en el tintero! También imaginé esos 9 meses gozándome cada segundo a Pedro antes de la llegada de su hermanita, quien por obvios motivos, requerirá de mucha atención. Pero la realidad fue bien distinta...un buen día me desperté dándome cuenta que ya tenía 7 meses de embarazo y que de todos esos planes... nada, nadita, nada. Así que me dije, “listo Manuela! Te quedan solo dos meses! Ahora sí a meterle turbo y lograr todo!” Pero justo en ese momento la vida se volteó a verme con una gran sonrisa y de un solo chasquido... TARAAAAN! me tenía hospitalizada en quietud absoluta evitando que mi chiquita naciera prematura. Lo más duro de ese reposo obligado fue renunciar a mis planes con Pedro. Que difícil tarea tener a un churrito como es él, pidiéndote que lo cargues y tener que explicarle que aunque era lo que más anhelaba en la vida, no podía. Días duros, días de apreciar lo que tantas veces no vemos, días de aprendizaje profundo. Días para enamorarme como nunca de mi compañero de vida, de agradecer por tanto! Pero sobre todo, días de mucha transformación. Si bien no pude hacer tantas cosas tal cual las había imaginado, sí hemos podido darnos en casa un cariño de avanzada. Sus masajes en la pancita son de otro mundo! Y cuando le da besos a su hermanita y dice “Almita, hermanita hermosha” yo muero lentamente! Así que hoy solo puedo sonreír y darle gracias a Dios por esta pausa, en la que hemos aprendido a querernos y aprovecharnos mutuamente de la manera más bonita, de la manera más real. @babydove_co #MamáReal #PedroMiMaestro #PedroMiHermoso

A post shared by Manuela González Daza (@lamuelagonzalez) on

Esta nueva integrante de la familia es el tercer hijo de Andrés, pues cabe recordar que hace ocho años junto a la actriz Isabella Córdoba tuvo a su primer hijo Jerónimo.

No dejes de leer: Laura Acuña revela su avanzado embarazo en bikini

Gisseth Beltrán/Colombia.com