PAGINA PRINCIPAL CHAT E-MAIL FOROS POSTALES Compras Colombia.com; Tienda Virtual RADIO BUSCADOR AMIGOS Y CONTACTOS ENCUESTAS
 
CLAS. ETAPA 21
1. A. González 47:54
2. A. Casero a 01:23
3. D. Plaza a 01:45
4. S. Botero a 01:55
5. J. Beloki a 02:10
CLAS. GENERAL
1. A.González 75:13:52
2. R. Heras a 02:14
3. J. Beloki a 3:11
4. O. Sevilla a 03:26
5. Iban Mayo a 05:42'
Por: Leonardo Duque
ww.colombia.com
 
..HISTORIA DE LA VUELTA ESPAÑA
La Vuelta a España se puso en movimiento, por vez primera, a las ocho menos cuarto de la mañana del 29 de abril de 1935. Cincuenta corredores y su acompañamiento (mucho menos numeroso y espectacular que actualmente) partieron de la Glorieta de Atocha, frente al entonces Ministerio de Fomento, para dirigirse, atravesando el centro de Madrid, hasta la Puerta de Hierro, lugar en que se dio la salida oficial de la primera etapa, 191 kilómetros hasta Valladolid por el Puerto del León. Para llegar al banderazo inicial hubo que superar numerosos obstáculos.

Desde muchos años antes hubo proyectos para copiar en nuestro país una carrera ciclista al estilo de las que ya se celebraban en Francia (1903) e Italia (1909). Una seria iniciativa en dicho sentido chocó con la enemiga de la mayoría de la prensa. El 23 de octubre de 1924 apareció en las secciones deportivas de la mayoría de los periódicos un texto, más o menos parecido, en el que se afirmaba que " no es posible ni debe celebrarse la I Vuelta Ciclista a España ". Como argumentos se esgrimían el estado de las carreteras, la ausencia de albergues para tantas personas en muchas de las poblaciones del posible recorrido, el costo de la organización, la falta de materiales de repuesto e incluso la incivilidad de los espectadores con la subsiguiente posibilidad de incidentes.

Pero diez años más tarde parecían haberse subsanado todos los inconvenientes cuando el entusiasta aficionado Clemente López Dóriga convenció a Juan Pujol, propietario del diario Informaciones, para que el periódico madrileño asumiese las labores organizativas. Treinta y dos corredores españoles, seis belgas, cuatro italianos y dos representantes de Francia, Suiza, Austria y Holanda, repartidos desigualmente en dos equipos de marcas ciclistas (Orbea y BH), lucharon durante 3.391 kilómetros, repartidos en catorce etapas, para alcanzar el triunfo final dotado para el vencedor de la Clasificación General con un premio de 15.000 pesetas. El vencedor del Gran Premio de la Montaña, aquel que obtuviese más puntos en la ascensión a los diez puertos puntuables del recorrido, se embolsaría mil duros y cada vencedor de etapa obtendría 300 pesetas como gratificación. También se estableció un jersey distintivo para el líder de la carrera. Era de color naranja y el artículo 28 del Reglamento establecía la prohibición para el resto de los corredores de utilizar maillots en los que predominase dicho color. Su primer portador fue el belga Antoine Dignef, vencedor de la primera etapa en Valladolid.

El belga Gustave Deloor ha pasado a la historia como el primer vencedor de la Vuelta Ciclista a España. Fue en 1935 e invirtió nada más y nada menos que 120 horas.
Al año siguiente, Gustave Deloor vuelve a repetir triunfo. Esta vez le costó conseguirlo más de 150 horas sobre la bicicleta.
Durante la Guerra Civil Española (1936-1939) no se celebró la Vuelta. A su término todavía tuvimos que esperar un par de años hasta que en 1941 volvió a correrse. Esta vez fue un español, Julián Berrendero el que se alzó con la victoria final.
En 1942 la historia vuelve a repetirse y un Julián Berrendero intratable (no soltó el jersey amarillo en toda la Vuelta) llega de líder a Madrid.
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) también afectó a la Vuelta: dos años sin celebrarse. En 1945, Delio Rodríguez desbanca a Berrendero que tuvo que conformarse con el segundo puesto. En la edición de 1946, Dalmacio Langarica ganó y junto a Manuel Costa robaron parte del protagonismo a Rodríguez y Berrendero que acabaron en quinto y segundo lugar respectivamente. La hegemonía española se ve truncada por el belga Edouard Van Dyck en 1947. Por detrás, Costa, Rodríguez, Berrendero,...
Bernardo Ruiz escribe su nombre en la tabla de honor de la Vuelta al imponerse en 1948, empleando para ello más de 155 horas de carrera.

La década de los 50 comienza con el triunfo de Emilio Rodríguez que ya venía pisando fuerte años atrás. Cinco años después, con otros corredores, otra organización y menos etapas, el francés Jean Dotto acaba la carrera en primera posición. Empiezan a sonar nombres como Loroño, Geminiani. El italiano Angelo Conterno domina de principio a fin la Vuelta de 1956. Jesús Loroño acaba a tan solo 13 segundos de la victoria. En cuarta posición aparece un hombre: Federico Martín Bahamontes, que obtendrá su primer gran premio de la montaña al año siguiente. En este año, 1957, consigue la victoria un pletórico Jesús Loroño al que no pueden superar ni Bahamontes (2º) ni Ruiz (3º).
En 1958 la Vuelta toma un cariz mucho más internacional: el 50% de los participantes son extranjeros. Este hecho propicia el triunfo de un corredor francés, Jean Stablinsky por delante del italiano Fornara y del español Manzaneque. En la montaña vuelve a reinar Bahamontes. 1956 es el año de Antonio Suárez. Dominó en la clasificación general y en la montaña. Cabe destacar el gran papel del belga Rik Van Looy, vencedor de cuatro etapas y de la clasificación por puntos.

CRUZANDO FRONTERAS
Todas las grandes vueltas, en un momento determinado, han extendido sus recorridos hasta países más o menos próximos. La Vuelta a España resucitada por El Correo Español, en 1955 cruzó por vez primera la frontera haciendo meta en la ciudad francesa de Bayona. Gilbert Bauvin, segundo del Tour del año siguiente, venció al sprint en un grupo de seis escapados entre los que se encontraban Bahamontes y Loroño.

Un año después Bayona repitió como final de una etapa que presenció la victoria en solitario del italiano Astrua que estuvo a punto de vestirse de amarillo. Por fin, en 1957, la ciudad francesa contempló un triunfo español cuando Antonio Ferraz, el campeón de España de fondo en carretera, derrotaba al sprint sobre su velódromo, a sus dos compañeros de escapada, Da Silva y Aspuru. Después las salidas al extranjero se espaciaron. Bayona, en 1962 y 1965, enlazó con la primera llegada a Andorra en este último año, repetida en 1967.

Luego, desde 1985, Andorra o alguna de las estaciones invernales situadas en su territorio, se han convertido en lugar habitual de nuestra primera carrera por etapas, generalmente con la disputa de una etapa de alta montaña pirenaica. Es el caso de la etapa de hoy, que tiene su fin en la estación de Ordino-Arcalís. Recientemente, en 1997, la Vuelta a España extendió sus tentáculos hasta nuestro otro vecino. Portugal organizó la salida en Lisboa y las dos

primeras etapas de dicha edición transcurrieron también por suelo luso. Un danés y un alemán fueron los vencedores de estas dos jornadas en el país vencino las mismas. Lars Michaelsen en el autódromo de Estoril y Marcel Wust en la turística villa de Vilamoura.

Los años 60 comienzan con la victoria de otro belga, Franz de Mulder. La Vuelta a España está dominada por los corredores de aquel país, consiguiendo la primera plaza de la general, de la clasificación por puntos y por equipos, así como 7 victorias de las 17 etapas de aquel año.
Angelino Soler se alza con el triunfo en 1961, Antonio Suárez es cuarto y gana la clasificación por puntos y Antonio Karmany obtiene su segundo reinado en la montaña.
Rudi Altig se convierte, en 1962, en el primer alemán en vencer en la ronda española por delante de José Pérez Francés. Por su parte, Karmany sigue imparable en las ascensiones y obtiene su tercer laurel.
En la edición de 1963 llega a la Vuelta a España uno de los grandes, Jacques Anquetil. El corredor francés fue de líder toda la carrera y no dejó opciones a los españoles Martín Colmenarejo y Miguel Pacheco que hicieron segundo y tercero respectivamente. En la montaña, Karmany deja su reinado a Julio Jiménez, que conseguiría repetir tres veces consecutivas en este apartado.
Aunque Anquetil no corre la Vuelta del año siguiente, el premio se va también al país galo. En esta ocasión de la mano de Raymond Poulidor contra el que nada pudieron hacer los Otaño, Pérez Francés o Jiménez. En la clasificación por equipos gana un legendario del ciclismo español, el equipo KAS.
En 1965 vence un magnífico Rolf Wholfshohl, por delante de Poulidor y Van Looy. Este último hizo una carrera soberbia llevándose el triunfo en nada más y nada menos que 8 de las 18 etapas y, por supesto, el primer lugar en la clasificación por puntos.

En 1966 vuelve por fin el dominio español en una edición que ganó Francisco Gabica. En las metas volantes vence Domingo Perurena. Jan Janssen, en 1967, se convierte en el primer holandés en ganar una Vuelta a España. También ganó por puntos, disciplina que volvió a conquistar al año siguiente.
El italiano Felice Gimondi se lleva el triunfo de 1968 con más de dos minutos de ventaja sobre Pérez Francés. En la montaña domina Gabica mientras que por equipos sigue mandando KAS.
En 1969, y a pesar de la oposición de un espléndido Luis Ocaña, escribe su nombre en la historia de la Vuelta el francés Roger Pingeon. El español vence en la montaña y el BIC inscribe su nombre en el primer puesto de la clasificación por equipos.

En 1970 brillan con luz propia Luis Ocaña (vencedor absoluto), Agustín Tamames (segundo en la general y vencedor de la montaña) y Miguel María Lasa (séptimo en la general y vencedor de las metas volantes).
Los ciclistas de los Países Bajos dominan la Vuelta de 1971. Un belga, Ferdinand Bracke vence en la general, un holandés, Zoetemelk, en la montaña y entre holandeses y belgas consiguieron trece victorias de etapa. Destacaron también Luis Ocaña (3º en la general) y el francés Cyrille Guimard que ganó por puntos, en las metas volantes y en la clasificación combinada.
En 1972 se inscribieron en la clasificación general muchos nombres ilustres del ciclismo español: José Manuel Fuente venció en la clasificación individual, en la montaña y en la combinada. Por detrás de él, Miguel María Lasa, Agustín Tamames, Gonzalo Aja, José Angel González Linares, Domingo Perurena, Jesús Manzaneque, José Pesarrodona. 1973 es el año de Eddy Merckx. Ganó 6 etapas y fue el primero de la general, de las metas volantes, de la regularidad y de la combinada. Luis Ocaña obtuvo la segunda plaza a más de 3 minutos del belga.
José Manuel Fuente en el 74, Agustín Tamames en el 75 y José Pesarrodona en el 76 dejan en España la victoria de la Vuelta. Durante esos años destacan también hombres como Luis Ocaña, Domingo Perurena o el portugués Joaquim Agostinho. En 1977 arrasa en la Vuelta el corredor belga Freddy Maertens. Además de vencer en casi todas las clasificaciones individuales, obtuvo la victoria en nada más y nada menos que 13 etapas y vistió el jersey amarillo los 19 días de carrera. Al año siguiente, el francés Bernard Hinault hace algo parecido y demuestra su gran clase en la ronda española. El final de la década de los 70 coincide con la entrada de Unipublic en la organización de la Vuelta Ciclista a España. En 1979 ganó Joop Zoetemelk. Ese año suenan nombres como Faustino Rupérez, Felipe Yáñez o Alfons de Wolf.

LOS PIRINEOS

Durante muchos años la Vuelta evitó los Pirineos. La posible climatología adversa de mayo, el estado de las carreteras de alta montaña y probablemente la falta de infraestructuras en las poblaciones pirenaicas, desanimaron a los organizadores a correr riesgos innecesarios. Barbastro o Jaca permitieron en alguna ocasión acercarse a las estribaciones de una de las leyendas del Tour de Francia y los ciclistas exclamaban ¡Ah, los Pirineos!, al ver recortarse su silueta contra el horizonte.

A partir de 1965, con fin de etapa en Andorra y triunfo de Esteban Martín, se creó un precedente que fue explotado al máximo con la aparición de las estaciones de esquí. Formigal, Rassos de Peguera y Puigcerdá precedieron a Cerler y Pla de Beret, permitiendo la exhibición de los escaladores españoles y extranjeros en puertos duros y largos para admiración de la audiencia televisiva. En 1992 pudimos contemplar un gran triunfo del bejarano Laudelino Cubino en Luz Ardiden tras ascender el mítico Tourmalet.

Una etapa típica del Tour de Francia con Portillon, Aspin y Peyresourde de aperitivo. Tres años después, una etapa similar ofreció un magnífico duelo entre Laurent Jalabert y Abraham Olano, con triunfo del corredor francés del equipo ONCE. En esta edición también se ascendió el Aubisque. Piotr Ugrumov en este puerto y Richard Virenque el día anterior en el Tourmalet produjeron con sus ataques una extraordinaria expectación aunque no consiguiesen el triunfo de etapa.

Los años 80 dotaron a la Vuelta de una gran competitividad y hombres muy importantes dentro del ciclismo internacional inscribieron sus nombres en las páginas de su historia.
En 1980 vence Faustino Rupérez por delante de un plantel de grandes corredores: Torres, Criquelion, Sean Kelly, Lejarreta, Van Calster, ... Se hace más importante la figura del 'sprinter' de la mano del irlandés Sean Kelly que vence en la clasificación por puntos en cuatro ediciones de esta década.
En 1981 el triunfo se va para Italia por medio de Giovanni Battglin. Otros nombres ilustres aparecen en las posiciones más altas de la clasificación: Pedro Muñoz, Vicente Belda, Angel Arroyo,... Por otra parte, comienza el reinado de las cumbres de José Luis Laguía. Serán cinco victorias en la clasificación final de la montaña que le otorgarán el título de uno de los mejores escaladores de la historia del ciclismo.
En 1982 vence Marino Lejarreta y en 1983 repite triunfo Bernard Hinault por delante del propio Lejarreta, Alberto Fernández y Alvaro Pino. Destaca también en estos años la lucha por las clasificaciones de los Sprints Especiales y las Metas Volantes en las que se escuchan los nombres de Sabino Angoitia o Jesús Suárez Cuevas.
En el 84 empieza a surgir una nueva generación de ciclistas que auguran un final de década muy prometedor. A pesar de que la Vuelta de ese año la gana el francés Eric Caritoux, en la clasificación final se ven los nombres de Pedro Delgado o de Julián Gorospe.
El propio Pedro Delgado ganará en 1985, por delante de Robert Millar, Pacho Rodríguez y Peio Ruiz Cabestany, y en 1989, por delante de Fabio Parra, Oscar Vargas y Fede Echave.
En 1986 vence un fantástico Alvaro Pino ante ciclistas de la talla de Millar, Kelly, Dietzen, Lejarreta, Cabestany o el mismísimo Laurent Fignon.
En 1987 los colombianos se ponen de moda: Lucho Herrera acaba la Vuelta en primera posición de la general y de la montaña, el Ryalcao - Manzana - Postobón vence por equipos y se escuchan nombres importantes venciendo etapas como Omar Hernández o Pacho Rodríguez. Sean Kelly no se podía quedar sin una victoria en la Vuelta. Fue en 1988 ante unos fabulosos Laudelino Cubino y Anselmo Fuerte que no pudieron con el irlandés.

ETAPAS CONTRARELOJ

Las etapas corridas individualmente contrarreloj fueron una innovación de la década de los treinta. El Giro se estrenó en 1933 con 62 kilómetros entre Bolonia y Ferrara y triunfo del gran Alfredo Binda. El Tour en 1935. Otro italiano, Raffaele Di Paco, fue el vencedor del recorrido Ginebra - Evian de 58 kilómetros. La primera etapa contrarreloj de la Vuelta tuvo lugar en 1941. Los corredores tuvieron que pedalear 53 kilómetros en solitario desde Gijón hasta Oviedo.

El vencedor fue Delio Rodríguez pero Julián Berrendero aprovechó la circunstancia para despojar a Fermín Trueba del maillot de líder y obtener la suficiente ventaja para ganar la Vuelta. Las etapas contrarreloj, por lo general, benefician al especialista de esta modalidad, aunque son muchos los líderes que sacan fuerzas de flaqueza para defender en un terreno que no les es propicio su privilegiada posición. En la Vuelta a España, en muchas ocasiones, este tipo de etapas ha sido decisivo para la obtención del triunfo final. El belga Ward Van Dijck se aprovechó del esfuerzo individual para derrotar a Manolo Costa en la edición de 1947.

Antonio Suárez (1959), Rudi Altig (1962), Gabica (1966), Jan Janssen (1967), Ocaña (1970), Tamames (1975), Pesarrodona (1976), Kelly (1988), Mauri (1991), Rominger (1992), Zülle (1996) y Olano (1998) aprovecharon la lucha contra el cronómetro para conseguir el triunfo final. José Pesarrodona y Melchor Mauri son los únicos corredores catalanes que han vencido en la Vuelta a España y ambos lo consiguieron dando el zarpazo definitivo en la carrera de la verdad.

En 1990, el italiano Marco Giovannetti consigue doblegar a los Delgado, Gorospe, Fuerte, Cabestany y compañía. La combinada es para otro español imporante: Federico Echave.
Melchor Mauri domina de cabo a rabo la Vuelta'91. En segunda posición aparece un Miguel Indurain que utilizaba la Vuelta como preparación para el Tour de Francia.
Del 92 al 94 vence el suizo Tony Rominger que, al no poder ver saciado su ansia de triunfo en un Tour dominado por Indurain, se desquita ganando en la Vuelta a España. En un segundo plano aparecen corredores como Jesús Montoya, Alex Zülle, Oliverio Rincón o Mikel Zarrabeitia. En 1995, el equipo ONCE impone su ley en la Vuelta, venciendo por equipos y ayudando a Laurent Jalabert para obtener la primera posición en la general, en la montaña, en la regularidad y en cinco etapas. La ONCE mantiene su liderazgo hasta el momento. Las últimas dos ediciones se las llevó un Alex Zülle prácticamente imbatible que contó con un extraordinario equipo a sus espaldas. En 1998, Abraham Olano, español del ONCE se quedó con la victoria final. En 1999, el alemán Jan Ulrich, ganó la Vuelta en una gran demostración de resistencia, fuerza y convicción. En el 2000, el título final fue para el local Roberto Heras, quien corroboraba una notable actuación tras ser el año anterior subcampeón. Heras, ratificaba de esta forma su notable aparición por tierras ibéricas y era considerado la gran esperanza española. En el 2001, la victoria se la llevó Ángel Caseros quien no dejó pasar esta oportunidad y obtuvo el 'jersey' amarillo confirmando una gran Vuelta.



Equipo: KELME
País: ESPAÑA
1. Oscar Sevilla
Equipo: ONCE
País: ESPAÑA
1. Joseba Beloki
Equipo: JAZZTEL
País: ESPAÑA
1. Juan C. Guillamon
Equipo: EUSKALTEL
País: ESPAÑA
1. Haimar Zubeldia
Equipo: US POSTAL
País: EE.UU
1. Roberto Heras
Equipo: TELEKOM
País: ALEMANIA
1. Erik Zabel
Equipo: MAPEI
País: ITALIA
1. Oscar Freire
Equipo: IBANESTO
País: ITALIA
1. Mancebo Perez