Colombia.com Bogotá Miércoles, 15 / May / 2019

Opinión: No solo del balón vive el hombre

Dicen que los futbolistas ya no son simples deportistas sino que son estrellas del jet set.

James Rodríguez y la verdadera profesión de los futbolistas
En tiempos de internet, los futbolistas dan de qué hablar permanentemente. Foto: Shutterstock

Que son borrachos, maleducados, ignorantes y mujeriegos. Que viven envueltos en escándalos y que son más faranduleros que la misma farándula.

En tiempos de internet y redes sociales los futbolistas dan de qué hablar permanentemente. Su desempeño deportivo no es la única noticia, sino que ahora sus gustos, familia, actividades e inversiones son de dominio popular.

Hasta hace un tiempo era común verlos con sus audífonos para arriba y para abajo y en sus ratos libres nadie les ganaba en los videojuegos, pero hoy en día y como cualquiera de los seres humanos, llevan un celular como una extensión más de su cuerpo.

Que la vida del jugador es corta y que hay que ahorrar para después del retiro, es lo que siempre se les dice a los jugadores especialmente cuando arriban a los 30 años. Y se les tilda de ancianos. El fútbol es una herramienta del marketing y del espectáculo y por eso los millones se mueven cadenciosamente en un baile interminable que todos quieren gozar.

Y con tanto dinero que gana un futbolista, ¿para qué estudiar? Para qué si con eso se tiene la vida arreglada, pues eso es lo que decimos los parroquianos de a pie pero resulta que así como hay futbolistas de élite, también existen los que no ganan tanto y los que viven como un mortal más.

Te puede interesar: Exfutbolistas y modelos que reemplazan a los periodistas deportivos

Existen jugadores que luego del retiro amasaron fortunas y las despilfarraron, otros lograron administrar bien su dinero con acertadas inversiones y hoy en día no les duele ni una muela y aunque nos cueste creerlo, existieron en nuestro fútbol algunos que pisaron no solo la cancha de una universidad sino también sus aulas.

Aquí les vamos a presentar una muestra de orgullosos profesionales que no solo han enseñado sus guayos preferidos sino también su cartón profesional en la sala de su casa.

Gabriel Ochoa Uribe

Arquero de los clubes América de Cali, Millonarios y América de Rio de Janeiro de Brasil. Es uno de los directores técnicos más ganadores en la historia del fútbol colombiano. Profesión: Médico.

Francisco Maturana

Defensa central de Atlético Nacional, Bucaramanga y Tolima. Único director técnico colombiano campeón de la Copa América. Profesión: Odontólogo.

Carlos González Puche 

Jugador de Millonarios y América y Director de la asociación de jugadores profesionales. Profesión: Abogado.

Víctor Marulanda 

Defensor de Atlético Nacional y Alianza Lima. Presidente de Atlético Nacional. Profesión: Administrador de Empresas.

Edwin Congo

Delantero de Once Caldas y del Real Madrid sin jugar un solo partido oficial. Profesión: Odontólogo.

Bonner Mosquera

Ídolo de Millonarios en los años 90 y uno de los jugadores que más vistió la camiseta en la historia del club. Profesión: Administrador de Empresas.

James Rodríguez

El “Rockstar” del fútbol colombiano en los últimos años y elemento de Banfield, Porto, Mónaco, Real Madrid y Bayern Múnich. Profesión: Ingeniero de Sistemas.

James Rodríguez lleva la casaca 10 de la Selección Colombia. Foto: Prensa Bayern Muúnich

Bien se puede observar que son varios quienes han mezclado el balón con las aulas y qué bueno sería que se convirtiera en una costumbre, porque el talento no debe servir exclusivamente para realizar una gambeta o una atajada sino para cultivar la mente y servir de ejemplo a los más jóvenes hinchas. 

Juan Carlos García Sierra - Colombia.com