Por: Redacción Fútbol, con información de EFE • Colombia.com

Bundesliga: Bayern Múnich venció a Borussia Dortmund y se quedó con el clásico de Alemania

Robert Lewandowski sacó a relucir sus galones para dirigir al Bayern Múnich hacia la victoria frente al Dortmund 2-3.

Lewandowski le da la victoria a Bayern en el clásico. Foto: EFE
Lewandowski le da la victoria a Bayern en el clásico. Foto: EFE

Robert Lewandowski sacó a relucir sus galones para dirigir al Bayern Múnich hacia la victoria frente al Dortmund 2-3.

El Dortmund a los cuatro minutos, abrió el marcador por medio de Julian Brandt, que se fabricó el primer tanto con un quiebro dentro del área que cerró con un derechazo que no puso salvar Manuel Neuer.

Sin embargo, todo el poderío que tenía el Dortmund arriba, no existía atrás, donde Mats Hummels no está para muchos trotes. Sobre todo cuando se mide en velocidad a jugadores explosivos. Y, si además no tenía el día, el cocktail era explosivo.

La peligrosa mezcla dio una oportunidad a Lewandowski que el polaco, como casi siempre, no desaprovechó. Hummels quiso hacer un pase largo que rebotó en la espalda de Müller. El delantero del Bayern le ganó la posición en velocidad y Lewandowski, que acompañó en todo momento la jugada, recogió el balón para batir en un mano a mano a Kobel.

Su tanto número 26 del curso espoleó al Bayern, que dentro de la locura del duelo, de ida y vuelta, tenía algo más control que su rival. Y, en medio de ese toma y daca, Coman apareció en varias ocasiones hasta acertar al filo del descanso. Pudo hacer el 1-2 tras otro error de Hummels que salvó Kobel, pero acertó en el minuto 44 gracias a un mal despeje de Raphael Guerreiro dentro del área que no desaprovechó con un derechazo que rebotó en Marco Reus.

El tanto, de los llamados psicológicos, no afectó al Dortmund, que salió lanzado en la segunda parte. Haaland, que en acto inicial firmó una de sus cabalgadas que no acabó en gol por centímetros, no falló en su segunda oportunidad.

Otro error, esta vez de Dayot Upamecano, que como un alevín controló el balón con el pecho, propició el tanto del noruego. Haaland no desperdició el regalo y con una rosca exquisita subió las tablas al marcador.

Haaland no sólo empató el choque. Empató con Lewandowski en su duelo particular que después perdería. Y es que, tras su tanto, el partido perdió ritmo. Las interrupciones, obligadas por un golpe tremendo en la cabeza de Brandt y por la lesión de Lucas Hernández, frenaron el ímpetu del Dortmund.

Y, al final, la mala tarde de Hummels terminó de decantar el choque. De nuevo, cometió otro error. Esta vez, lo vio el VAR, que avisó al árbitro para pitar una mano muy clara dentro del área. Lewandowski no falló desde los once metros y dejó claro que todavía es el maestro y Haaland un alumno de lujo. Y, ya de paso, reafirmó en el liderato al Bayern, que saca cuatro puntos a su máximo rival al ritmo del Balón de Oro moral.

Artículos Relacionados

+ Artículos