Colombia.com Bogotá Domingo, 22 / Sep / 2019

[OPINIÓN]: Machetes, panfletos y ahora un puñal: ¿Qué le pasa la hinchada del Medellín?

Van tres fines de semana seguidos en los que los fanáticos del ‘Poderoso’ se ven envueltos en actos bochornosos.

Hinchas del Medellín están causando desorden en la capital de Antioquia - Foto: Rexixtexia Norte
Hinchas del Medellín están causando desorden en la capital de Antioquia - Foto: Rexixtexia Norte

Las ideas y opiniones  expresadas en esta publicación son las del autor y no necesariamente reflejan la opinión ni posición de Colombia.com

Los aficionados al fútbol en Colombia, no dejan su asombro por los hechos en los que últimamente se están viendo enredados, una facción radical de hinchas del equipo rojo de Antioquia. 

Y es que no es para menos, en tres fines de semanas consecutivos, un grupo de desadaptados que se hacen llamar hinchas, están poniendo en jaque la seguridad de Medellín y estadios como el Parque Sur y el Atanasio Girardot

El primero de estos actos, fue una pelea campal por las calles de la capital de Antioquia, donde se dieron con cuchillos y machetes, causando pánico entre los transeúntes. 

El segundo fue una pancarta que exhibieron el Parque Sur, en el duelo entre el Envigado y DIM, en la cual calificaron a los jugadores del ‘Poderoso’ como 'muertos', situación por la cual el juez del compromiso tuvo que suspender el partido por un tiempo. 

Y finalmente en el duelo que el Medellín perdió con Millonarios 1-2, desde las tribunas, algún hincha violento, envío un puñal al gramado, el cual habría podido causar una lesión grave a alguno de los jugadores o el árbitro que se encontraban en la cancha.

Todas estas situaciones, son más que una voz de alerta, son una realidad de la descomposición social que vive el país, ya es hora de que los directivos del Medellín y las autoridades de la ciudad Alcaldía, Secretaría de Gobierno, Policía Metropolítana, Inder y la Dimayor refuercen las medidas de seguridad, pues de no hacerlo el próximo acontecimiento podría ser un herido y Dios no lo quiera un muerto. 

Por desgracia la violencia está volviendo al fútbol y sus entornos, de nuevo urge una estrategia conjunta e integral para que el espectáculo del fútbol vuelva a ser un plan familiar, no es el momento de retroceder y permitir que estos delincuentes (que son una minoría) dañen la tranquilidad de familias, hinchas y ciudadanos. 

Las autoridades ya están advertidas, el balón está en su campo así que de su diligencia dependerá, que las cosas no pasen a mayores. 

 

Anibal Palomino - Colombia.com