Por: Karen Benavides • Colombia.com

Sarail: un perro de caza en peligro de extinción

El Sarail es un perro de caza de Bangladés que actualmente se encuentra en peligro de extinción; 2 de los pocos ejemplares que quedan, pasan sus días encadenados o al interior de una cabaña.

Conoce al perro Sarail, una raza en peligro de extinción. Foto: Facebook The Sarail Hound
Conoce al perro Sarail, una raza en peligro de extinción. Foto: Facebook The Sarail Hound

El Sarail es un perro de caza de Bangladés que actualmente se encuentra en peligro de extinción; 2 de los pocos ejemplares que quedan, pasan sus días encadenados o al interior de una cabaña.

Son menos de 40 perros Sarail puros los que quedan en Bangladés, país del cual proviene esta raza, lo cual preocupa a los expertos pues poco a poco comienza a extinguirse. Este can utilizado para la caza, característico por su gran altura, su cuerpo atlético y delgado, sus orejas puntiagudas y un pelaje bicolor, fue venerado en dicho lugar durante siglos, pero ahora corre peligro de desaparecer.

De hecho, dos de los últimos ejemplares que quedan en la zona pertenecen a los hermanos Rabidas, zapateros de profesión, quienes hacen lo posible por mantenerlos con lo que logran recibir de la zapatería que crearon; estos canes pasan la mayor parte del tiempo encadenados o acostados al interior de la cabaña de estos hombres, motivo por el cual han sido muy criticados, pues hay quienes consideran que hacen parte de la esperanza para que la raza se mantenga, y deberían estar relacionándose con otros de su misma especie.

Y es que, al parecer, la familia de estos hermanos se ha encargado de criar esta raza de generación en generación, motivo de orgullo para ellos, aunque también una de las más grandes responsabilidades que han heredado, pues mantenerlos puede llegar a ser muy costoso.

“Mi abuelo nos pidió que mantuviéramos al menos dos en casa en memoria de nuestros antepasados. He cumplido mi promesa y los sigo protegiendo… pero dudo que la próxima generación perpetúe su cría”, comenta para AFP Joton, el mayor de los hermanos. “Muchas familias han poseído un Sarail, pero hoy en día son pocas las que aún tienen uno, y la mayoría de las veces es para proteger su casa o en homenaje a la historia local”, afirma Topon, el menor.

De hecho, estas personas confiesan al mismo medio que han tenido que aparear a los animales con cualquier hembra, y cobran hasta 500 dólares por cada uno de los cachorros, esto con la intención de poder comprar las grandes cantidades de carne vacuna y de pollo que tienen que comer estos animales. Este es otro de los motivos que los ha convertido en un blanco de críticas, pues los fanáticos de los Sarails los acusan de perjudicar las perspectivas de la especie en un futuro.

Por su parte, habitantes de la capital Dacca que también poseen un Sarail y que cuentan con mejores posibilidades económicas hacen hasta lo imposible por preservar la especie; y es que, según afirma Kaiser Tamiz Amin, un banquero propietario de Sarails desde hace 20 años que creó una página en Facebook para compartir información sobre estos canes, en Bangladés quedarían tan solo entre 30 y 40 Sarails de raza pura.