Actualización: Vie, 12 / Oct / 2018 6:10 pm
Colombia.com Bogotá Vie, 12 / Oct / 2018 3:48 pm

La última idea científica de Stephen Hawking

El pasado 11 de octubre se concluyó y se publicó un artículo científico realizado por el genio de la astrofísica que cambió el concepto del universo. 

La última idea científica de Stephen Hawking
Stephen Hawking. Foto: Facebook.

Existe un artículo científico que se concluyó antes de la muerte de Stephen Hawking el pasado marzo del 2018 y esta semana fue publicado por la revista de prepublicaciones arXiv.

 

Stephen William Hawking (8 de enero de 1942 - 14 de marzo de 2018)

Posted by Walter A. Zetino on Tuesday, March 13, 2018

Te puede interesar: Esto dice la carta donde Einstein niega la existencia de Dios

Uno de los temas centrales de esta investigación en la carrera de más de 50 años años del físico británico es la cuestión de si los agujeros negros conservan información sobre las cosas que caen en ellos.

Hawking y sus colegas en este tercer documento trataron la paradoja de la información del agujero negro, escribiendo lo siguiente: 

 “Los agujeros negros son objetos extremadamente densos, que se deforman en el espacio y el tiempo y pueden formarse cuando las estrellas chocan o las estrellas gigantes se colapsan sobre sí mismas. La física clásica sugiere que nada podría escapar a un agujero negro, incluso la luz. Pero en la década de 1970, Hawking propuso que los agujeros negros podrían tener una temperatura y podrían derramar lentamente partículas cuánticas. Este efecto de “radiación de Hawking” significa que, eventualmente, el agujero negro se evaporará, dejando un vacío que se verá igual para cada agujero negro evaporado, sin importar lo que comió durante su vida útil”.

¿De qué trata la paradoja? Esta idea hecha por los investigadores planteaba un problema: durante su vida útil, el agujero negro se tragó mucha información en forma de objetos celestes, pero ¿a dónde fue esa información? Las leyes de la física dictan que no se debe perder información: si existió información en el pasado, deberíamos poder recuperarla. De ahí, la incongruencia.

Malcolm Perry, profesor de física teórica, que trabajó con Stephen hasta sus últimos días, señala el enigma que se remonta a la teoría de la relatividad del propio Einstein, que en 1915 hizo sus primeras predicciones sobre cómo los agujeros negros pueden definirse por tres características que son: su masa, su carga y su rotación.

El genio de la astrofísica habría añadió una cuarta característica: su temperatura y ya que todos los objetos pierden calor en el espacio, predijo que el destino final de los agujeros negros era “evaporarse” y dejar de existir.

Perry también anotó, sin embargo, sobre la posibilidad de que la “información” contenida en los objetos que sean absorbidos por un agujero negro pudiera perdurar de alguna manera.

“La dificultad estriba en que cuando se arroja algo a un agujero negro da la impresión de que desaparece....¿Cómo puede ser recuperada la información sobre ese objeto si el agujero negro desaparece también en última instancia?” , declaró Perry a The Guardian.

El artículo publicado recientemente, finalmente concluye que la caída de un objeto en un agujero negro provoca una alteración de la temperatura y que la entropía (una propiedad asociada a la termodinámica, que indica el grado de desorden molecular de un sistema) puede ser grabada por los fotones o partículas mínimas de energía luminosa que rodean el propio agujero negro.

Si estas ideas te parecen interesantes y quieres saber más de lo que abarca el tema, puedes ver este vídeo en el que se explora qué es el espacio. 

También puedes leer: SOFA 2018: Razones para no perderse este evento

Mary Mora - Colombia.com