Colombia.com Bogotá Lunes, 30 / Abr / 2018

Refutan la ley que explicaba la distribución de las estrellas

La distribución de las estrellas es uno de los parámetros fundamentales en astrofísica, señalan los expertos.

Refutan la ley que explicaba la distribución de las estrellas
Foto: Pixabay.

Un grupo internacional de investigadores refutó la ley de astrofísica que data de 1955 en la que se explica que la distribución de estrellas en función de su masa depende del lugar en el que se forman.

Hasta ahora, se creía que la distribución de los astros en función de su masa estaba determinada por el lugar en el que estas se habían formado, según recoge una ley astrofísica formulada en 1955 por el astrofísico Edwin Salpeter.

Te puede interesar: China: Fabrica usa Inteligencia Artificial para criar cucarachas

Sin embargo, un equipo coordinado por Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia desmonta esta teoría, aunque, de momento, sin formular una nueva acerca de la distribución de los astros.

"Se observó lo mismo tantas veces que se terminó por creer que era una verdadera ley", explicó a Efe Frédérique Motte, del CNRS, quien añadió que en realidad "la distribución no depende de dónde se forme la estrella".

Motte aseguró que este hallazgo publicado en la revista Nature Astronomy tendrá "importantes implicaciones", ya que la distribución de las estrellas "es uno de los parámetros fundamentales en astrofísica".

Para extraer estos resultados, su equipo analizó una región lejana de nuestra galaxia conocida como W43-MM1, en la que existe una fuerte actividad de formación de estrellas.

Según Motte, este descubrimiento fue posible gracias a las nuevas técnicas que permiten observar cada vez más lejos, como las que ofrece el observatorio ALMA, situado en pleno desierto de Atacama (norte de Chile).

Antes de este estudio, las conclusiones se basaban en observaciones de nubes moleculares "muy cercanas" a nuestro sistema solar que eran "poco representativas de la diversidad de nubes de la galaxia", aclaró el CNRS en un comunicado.

EFE