Colombia.com Bogotá Jueves, 14 / Ago / 2014

Los beneficios del lápiz de aplicación de insulina

Archivado en Ciencia y salud

El depender diariamente de la insulina hace que los pacientes diabéticos sientan la enfermedad como altamente perturbadora para ellos y para su familia.

Los beneficios del lápiz de aplicación de insulina

A través de la historia se evidencian diferentes tipos de avances tecnológicos al servicio de la salud. El tratamiento de la diabetes no es la excepción. Desde los años 50 existían las jeringas de vidrio las cuales evolucionaron en los 60’s a las desechables debido al riesgo de la contaminación. Sin embargo, con el paso de los años se vio la necesidad de crear dispositivos discretos e inteligentes que permitieran a los pacientes diabéticos obtener su dosis de insulina mejorando su calidad de vida; estos son los lápices de aplicación de insulina.

Según el Dr. Juan Gabriel Cendales, Director Médico de Novo Nordisk, especialista en Medicina Interna y Cuidado Crítico, “estos dispositivos son biodegradables, inviolables, desechables, precisos, cómodos, discretos, sin posibilidad de ser recargables y fáciles de usar; lo cual influye en gran forma en la calidad de vida del paciente, mejorando la adherencia al tratamiento”. El estudio GAPP (Global Attitudes of Patients and Physicians), llevado a cabo por el laboratorio Novo Nordisk, indica que entre las principales barreras para que los pacientes hagan uso de la insulina se encuentran: gran cantidad de ocupaciones (18.9%); estar de viaje (16.2%) y pena de inyectarse en público (9.7%). Estas razones de falta de adherencia al tratamiento son de tipo psico-social y son contrarrestadas con el uso de los lápices de aplicación de insulina que hacen más llevadera la enfermedad, tal como indica el Dr. Cendales, “la calidad de vida no es sólo el control de la enfermedad sino cómo me siento con ella y con lo que necesito para manejarla”.

Una de las principales características de estos dispositivos es la precisión en la administración de la dosis de insulina. Cuando se utiliza una jeringa tradicional y se carga la dosis, siempre queda un espacio vacío o muerto en la punta, es decir, entre la aguja y el émbolo. Este espacio está lleno de aire y no es cuantificado, sin embargo, hace parte de lo que el paciente se inyecta. Por tal razón, la dosis no es precisa, a diferencia de los nuevos dispositivos que no cuentan con este espacio y permiten una mayor exactitud.

Las agujas que se introducen en estos dispositivos también han evolucionado. En 1985 éstas medían aproximadamente un centímetro, hoy existen y se utilizan agujas de cuatro milímetros. “La literatura nos enseña que entre más larga sea la aguja, hay mayor probabilidad de que la inyección se vaya al músculo y no al tejido celular subcutáneo; si esto sucede se produce una mala absorción. Con una aguja de 4 milímetros se está garantizando que la insulina entre al espacio donde más se absorbe”, asegura el Dr. Juan Gabriel Cendales.  

Es frecuente que los pacientes cometan errores a la hora de aplicarse la insulina, pues muchos de ellos se inyectan en el mismo sitio del cuerpo, lo que produce una cicatriz y hace que haya una absorción errática de la insulina. Según el Dr. Cendales ésta debe aplicarse en el abdomen en el sentido de las manecillas del reloj, moviéndose un centímetro por día. También se puede aplicar en la cara anterior de los muslos o en la cara posterior de los antebrazos. Este tipo de dispositivos de aplicación de insulina agregan valor al tratamiento del paciente, pues existen muchos obstáculos a la iniciación e intensificación de la insulina por parte de los pacientes y ciertos grupos de médicos. Las nuevas tecnologías en lápices de aplicación de insulina vendrán con más características inteligentes, entre ellas sistemas touch, que hagan más fácil  la vida de los pacientes diabéticos.