Colombia.com Bogotá Jueves, 21 / Mar / 2019

Nueve estrategias para saber cómo hablar en público

Hoy en día los profesionales se enfrentan continuamente a situaciones en las que necesitan hablar en público.

La preparación es la clave par hablar en público. Foto: Shutterstock
La preparación es la clave par hablar en público. Foto: Shutterstock

Deben exponer sus ideas en reuniones; realizar presentaciones frente a sus equipos; presentar resultados a los inversionistas; capacitar a sus colaboradores; comunicar planes y estrategias a la organización, y presentar propuestas a sus clientes.

Melanie Amaya Hurtado, Cofundadora y CEO de Amayaco propone algunas estrategias que los profesionales y líderes pueden tener en cuenta a la hora de hablar en público son:

1. Conocer la audiencia

Conocer las necesidades del público, sus motivaciones y expectativas, es supremamente útil a la hora de preparar la presentación. La complejidad de los conceptos que se vayan a exponer deben ser acordes al nivel de conocimientos de la audiencia y a sus intereses.

Así mismo se debe evitar usar lenguaje que el público pueda considerar excluyente o inapropiado.

2. Practicar la presentación

Cuando preparamos y practicamos nuestro discurso con anticipación, no solo demostramos que manejamos el tema, sino que nos ayuda a sentirnos más seguros en el momento de la presentación.

Además, contar con un discurso nos ayuda a comunicarnos de forma clara y enfocarnos en lo importante. Incluso, una forma de prepararnos es filmándonos o practicando la presentación delante del espejo o frente a alguien de confianza.

3. Reconocimiento del espacio

Siempre es recomendable llegar al lugar de la presentación con anterioridad. Esto nos ayuda a familiarizarnos con el espacio y sentirnos más cómodos en él.

Además, nos permite asegurarnos que contamos con las condiciones necesarias para realizar la presentación: funcionamiento de equipos audiovisuales, organización del salón u otros recursos que vayamos a utilizar.

4. Conexión con la audiencia

Para conectarnos con el público debemos estar atentos a las señales que permiten medir el nivel de interés de la audiencia. Esto varía dependiendo del número de personas a las cuales nos dirigimos.

En general, si las personas están hablando durante la presentación, revisando sus teléfonos celulares o retirándose del salón, puede ser una alerta para enganchar al público y recuperar su atención.

5. Uso de historias y ejemplos

Hablar sobre la experiencia propia, compartir anécdotas o contar historias, son formas de captar y mantener la atención del público.

Adicionalmente, realizar preguntas del tipo: “¿sabes cuál es el factor de éxito # 1?, despiertan la curiosidad de la audiencia por continuar escuchando hasta obtener la respuesta.

6. Lenguaje simple y concreto

El lenguaje no solo debe ser acorde al tipo de público, sino que debe ser simple. Palabras sin un significado conocido para todos, hacen que el mensaje sea difícil de seguir.

No todas las personas entienden las siglas, los términos en inglés o las expresiones técnicas específicas de cada área. Si se van a utilizar es importante explicar lo que significan.

7. Manejo del lenguaje no verbal

Comunicamos más con nuestro lenguaje no verbal que con las palabras. Tener en cuenta aspectos como hablar con pausas, moverse por el escenario, mantener contacto visual, mirar hacia el público, vocalizar, respirar profundo, hacer uso de las manos y variar el tono de voz y la velocidad al hablar, harán la diferencia durante la presentación.

8. Manejo del tiempo

Es importante estructurar los momentos de la presentación y definir el tiempo para cada uno de ellos. Iniciar con una introducción donde se comunica el objetivo, la agenda y duración de la presentación (si aplica). Continuar desarrollando el mensaje central y cerrar con alguna conclusión, reflexión o invitando al público a llevar a cabo alguna acción. Adicionalmente, contar con un reloj visible ayuda a manejar mejor el tiempo.

9. Promover la participación

Este punto no aplica a todo tipo de prestaciones, dependiendo del objetivo de la presentación, puede desearse la participación del público, por ejemplo, durante un entrenamiento.

Si este es el caso, es útil  fomentar la interacción realizando preguntas y ejercicios, utilizando diversos recursos audiovisuales, e invitando a la audiencia a compartir sus experiencias y puntos de vista.