Colombia.com Bogotá Domingo, 16 / Dic / 2018

A 23 años de la primera maravilla de Colombia

La Catedral de Sal de Zipaquirá está de aniversario.

A 23 años de la primera maravilla de Colombia
La Catedral de Sal de Zipaquirá es uno de los destinos turísticos más apetecidos del país. Foto: Shutterstock

Catalogada en 2007 como la primera maravilla natural de Colombia, la Catedral de Sal de Zipaquirá cumple 23 años de abrir sus puertas para que colombianos y extranjeros se deleiten con la confluencia de lo natural y lo religioso.

También puedes leer: Cinco mejores destinos para viajar en moto por Colombia

A 48 kilómetros de distancia de Bogotá, Zipaquirá guarda con devoción una de las maravillas naturales más llamativas del mundo. Las minas de sal de este municipio han sido aprovechadas desde el siglo V, en donde la cultura muisca utilizaba dichos recursos como una de sus principales actividades económicas. Esto, permitió el desarrollo de esta población ubicada en el altiplano cundiboyacense. 

Ya para 1816, con la abertura del primer socavón, la explotación de la mina se empezó a “profesionalizar” y con las posteriores construcciones de los siguientes (Socavón de Guasá en 1834, Socavón de El Manzano en 1855 y, sobretodo, los socavones de Potosí y Peñalisa en 1876) se fue configurando poco a poco lo que en el futuro sería la base de la catedral.

La primera catedral

El partidario de realizar una catedral bajo la mina fue Luis Ángel Arango, directivo del Banco de la República quien se impresionó por la gran devoción que sentían los trabajadores de la mina por las figuras y escapularios de santos con que adornaban las paredes, y a quienes rogaban por protección en una profesión tan riesgosa. En 1950 y con el apoyo del entonces presidente Laureano Gómez se inició la construcción de la primera catedral, que fue inaugurada cuatro años después.

La primera catedral de sal contaba con una superficie de 5.500 m² y tenía capacidad para 8.000 personas. Sin embargo, a mediados de 1990, la estructura empezó a presentar fallos por lo que hubo la necesidad de cerrarla ante la falta de seguridad de los visitantes ya que en este punto se había convertido en un lugar de peregrinación y atraía a centenares de turistas.

La ansiada reinauguración

La construcción de esta nueva catedral empezó en 1991 y se decidió que estaría ubicada 60 m por debajo de la anterior. Para el nuevo diseño se lanzó una convocatoria a un concurso de arquitectura De las 44 propuestas que se recibieron, salió ganadora la del arquitecto Roswell Garavito Pearl, quien dentro del diseño incluyó varios elementos para resaltar el aspecto místico y religioso que el ambiente de la catedral transmite.

Luego de cinco años y 250.000 toneladas de roca de sal extraídas, el 16 de diciembre de 1995 y con la presencia del mandatario de la época Ernesto Samper, se abrieron nuevamente las puertas de la renovada catedral que año tras año alberga a miles de visitantes, en especial en fechas como la Semana Santa (fecha en que el promedio asciende a más de 55.000 personas) o la Navidad en donde se realizan actos especiales para conmemorar estas fechas y donde los registros de turistas nacionales y extranjeros aumentan para deleitar sus ojos ante las maravillas que solo este monumento colombiano ofrece.  

Redacción Turismo - Colombia.com