Por: Redacción Turismo • Colombia.com

Villavieja, la hermosa población huilense que es la puerta al desierto de la Tatacoa

Villavieja es una hermosa población huilense que es la puerta al desierto de la Tatacoa, un escenario mágico que no se puede describir con palabras, por eso visitarlo es un deber para quien ama la naturaleza caprichosa y majestuosa.

Villavieja es magia hecha desierto en donde una población comulga con el espíritu místico de la aridez. Foto: Twitter @esmitierraco / @Kasta860511
Villavieja es magia hecha desierto en donde una población comulga con el espíritu místico de la aridez. Foto: Twitter @esmitierraco / @Kasta860511

Villavieja es una hermosa población huilense que es la puerta al desierto de la Tatacoa, un escenario mágico que no se puede describir con palabras, por eso visitarlo es un deber para quien ama la naturaleza caprichosa y majestuosa.

Muchos imaginan que una población que sirve como la entrada a un desierto es un lugar polvoriento y olvidado a la suerte de Dios, pero no hay apreciación más equivocada para un hermoso rincón del departamento de Huila que mantiene un ambiente privilegiado y que se convierte en un destino turístico que gana cada vez más importancia.

Villavieja es una población del norte de Huila con una historia más vieja que los demás, pues en su tierra se guardan aún los secretos de una época en la que los dinosaurios eran los dueños del lugar, por tal razón es uno de los yacimientos fosilíferos más importantes del país y su importancia es suprema.

La geografía del municipio es producto de los caprichos de la naturaleza y está determinada por las fuerzas orgánicas constructoras del relieve, así como las de la erosión, Villavieja está cruzada por ríos que nutren al gran Magdalena, pero el clima reinante seco y las altas temperaturas determinan sus caudales.

En Villavieja hace calor, mucho calor, sensación acrecentada por vientos débiles y casi inexistentes, pero la población es un lugar tranquilo y de contemplación en donde la vida transcurre de forma pausada y sus habitantes no tienen el afán de las grandes metrópolis.

En esta población de 7.000 habitantes sobresale la capilla de Santa Bárbara, una sencilla pero muy agradable construcción que le otorga al municipio un sentimiento de paz y tranquilidad, también se destaca el Museo Paleontológico, recinto en el que se exhiben restos fósiles de gigantes tortugas, osos perezosos, cangrejos y peces que datan de hace 15 millones de años, todos provenientes del desierto de la Tatacoa, lugar escogido por biólogos y paleontólogos provenientes de todos los rincones de la tierra con afán de historia e investigación.

La cultura astronómica cuanta con dos observatorios en donde la contemplación de la bóveda celeste es única, en ellos se puede conocer en forma detallada la actividad de las estrellas y los fenómenos celestes, y son el Observatorio Astronómico Municipal de Villavieja y el Astrosur.

Villavieja es la puerta al segundo lugar más árido de Colombia, el desierto de la Tatacoa, un escenario místico que tiene una atmósfera apetecida por caminantes y turistas en general, también por amantes de la bicicleta que encuentran nuevas superficies para dar rienda suelta a su espíritu aventurero.

El desierto de la Tatacoa cuenta con diferentes escenarios para su disfrute, está el desierto gris, el rojo y los Hoyos, un lugar donde se firman piscinas naturales o oasis que le dan al lugar una belleza sin comparación.

Villavieja acoge a propios y extraños y siempre está dispuesta a atender al visitante ávido de aventura que anhela conocer y disfrutar del desierto de la Tatacoa.

Artículos Relacionados

+ Artículos