Colombia.com

Parque Nacional Amacayacu, el río de las hamacas

Río de las hamacas, eso significa en lengua quechua el término Amacayacu y solo visitando este imponente lugar se entiende por qué se le llama así, es un escenario en donde la contemplación y la conexión con la naturaleza tienen una oportunidad que no se puede desaprovechar jamás.

Parque Nacional Amacayacu, el río de las hamacas
Parque Nacional Natural Amacayacu

El Parque Nacional Natural Amacayacu es una fiel representación del corazón de la Amazonía colombiana y fue la cuna de civilizaciones que encontraron en el río Amazonas el gran proveedor de la vida, por eso abundan las especies silvestres con el manatí, la danta, el delfín rosado, el jaguar, el mico tití y boas como auténticos representantes que engalanan con su belleza este rincón de la variada geografía colombiana.

Los principales habitantes de esta zona indescriptible son hombres y mujeres pertenecientes a la etnia Ticuna o descendientes de ella que muestran orgullosamente al mundo lo mejor de su hogar y de sus costumbres que bien valen la pena mantenerse rescatadas. Su vida transcurre apaciblemente y es arrullada por los ecos bravíos del río y el canto apoteósico de una increíble variedad de aves de miles de colores, cerca de 500, que convierten al Parque Nacional Amacayacu en el escenario del concierto natural más hermoso del mundo.

Una característica muy vistosa del parque natural es su vegetación, por una parte es densa y propia de la selva amazónica, es muy tupida y reúne en torno a ella a miles de especies de plantas, flores y árboles de altura colosal, y por otra parte es flotante, pues en las aguas empozadas aparecen lotos conocidos como Victorias regias, hojas de inmenso tamaño que soportan el peso de animales e incluso de seres humanos y que tapizan las aguas de un verde supremo.

Arribar al Parque Nacional Natural Amacayacu es un plan de completa aventura, pues debe hacerse un viaje hasta Leticia, capital del departamento de Amazonas en avión y desde allí y en lancha rápida en un viaje que toma cerca de una hora y media, encontrar felizmente el destino anhelado, el río de las hamacas, lugar de suma exaltación.

El ecoturismo se explota en este lugar de una manera responsable, pues la conciencia ecológica es la prioridad sabiendo que el Amazonas es considerada como la reserva forestal más grande de todo el planeta tierra y cuya deforestación es una obligación evitar a toda costa y Colombia pone sobre la mesa un esfuerzo notable para este fin.

Dentro de los lugares de mayor interés del Parque Nacional Natural Amacayacu se encuentran las comunidades indígenas de San Martín de Amacayacu y de Palmeras, los hermosos lagos de Tarapoto y el puente colgante del Dosel cuya extensión es de 60 metros y está tendido en las copas de los árboles a más de 30 metros de altura, toda una elevada expresión de aventura.

El Amazonas abre sus puertas en el Parque Nacional Amacayacu, un lugar mágico de esplendor que recibe con su grandeza a todos los turistas deseosos de aventura y especialmente de un ánimo enorme por la contemplación de la belleza natural en todas sus variedades.

¿Cómo llegar al Parque Amacayacu?

Rutas fluviales

• Leticia – Parque Nacional Natural Amacayacu (1 hr ½ en bote rápido)
• Iquitos – Leticia (10 hrs)
• Manaos – Tabatinga – Leticia (6 días)

Ruta por aire

• Bogotá – Leticia (1 hr 45 min)