Santander

Por: Redacción Turismo • Colombia.com

Parque Nacional del Chicamocha, imponencia que maravilla el alma

Existen lugares exóticos, pero en el imponente cañón del Chicamocha existe uno que tiene un
magnetismo único, estar allí es verlo y sentirlo con todos los sentidos y cada uno de los poros
del cuerpo.

Un destino ideal para niños, jóvenes y adultos. Foto: Shutterstock
Un destino ideal para niños, jóvenes y adultos. Foto: Shutterstock

Existen lugares exóticos, pero en el imponente cañón del Chicamocha existe uno que tiene un
magnetismo único, estar allí es verlo y sentirlo con todos los sentidos y cada uno de los poros
del cuerpo.

El ecoturismo colombiano tiene un verdadero santuario en un lugar que parece pintado con el pincel del creador supremo, una maravilla de la naturaleza que le entregó al departamento de Santander un paraje sacado del libro de la hermosura y se trata del Cañón del Chicamocha, un lugar que es más que una extensión geográfica, es todo un símbolo de la santanderianidad.

Nominado como una de las maravillas de la humanidad en varias ocasiones, el Cañón disputa imponencia con el gran Cañón del Colorado, siendo el refugio de los indígenas guanes, más profundo y con mayor muestra de fertilidad.

Ubicado como homenaje a la intrincada naturaleza de la región se erige el Parque Nacional del Chicamocha (PANACHI), en una carretera cuyo recorrido es una permanente contemplación, en el interior del cañón se mueve el río de su mismo nombre y como lo bautizaron los pobladores ancestrales, es un hilo de plata en noche de luna llena en la cordillera.

El ecoturismo tiene en PANACHI una fabulosa representación, enclavado en la cordillera oriental y cercano a la población de Aratoca y a la capital Bucaramanga, El parque Nacional del Chicamocha se ha convertido en lugar obligado para visitar por nacionales y extranjeros amantes de la diversión. Aquí encuentran la mezcla adecuada entre la contemplación de la naturaleza y la aventura de un centro de diversión sin igual. 

Un imponente teleférico de 6,3 kilómetros con cabinas panorámicas son la mejor forma de soñar con que el cuerpo se adentra en lo más profundo de una formación de la cordillera andina, única en su género y cada vez más promocionada en el exterior, por eso cada año cientos de viajeros extranjeros llegan extasiados con la magia de la naturaleza y lamentan la hora en que deben regresar a sus hoteles, porque es un lugar en el que el alma y el espíritu se quieren quedar.

Dentro de sus atracciones encontramos el monumento a la santanderianidad, un Acuaparque, teleférico, tirolín, pista para buggies, pista de patinaje sobre hielo, mirador, Cine 4D, jumping, canotaje, parapente, parques ecotemáticos de cabras y avestruces, y también plazoletas aptas para el descanso y la interacción social. 

Visitar el departamento de Santander ya cuenta con una emoción reservada, y el Parque Nacional Chicamocha espera a sus visitantes con todos los ingredientes necesarios para la emoción, la aventura y la contemplación, mientras se disfruta del clima y la hospitalidad de su gente, un atractivo adicional que invita a volver varias veces, ojalá siempre.

+ Artículos