¡Perjudiciales! La solución para dejar de fumar no es acudir a los cigarrillos electrónicos

Actualización Vie, 02 / Ago / 2019 8:57 am
Vie, 02 / Ago / 2019 8:47 am
Una práctica social aceptada que es igual de nociva

Una práctica social aceptada que es igual de nociva

Una práctica social aprobada que puede llevar a la persona a tener problemas de salud.

Los cigarrillos electrónicos poco a poco se han convertido en productos que hacen parte de la vida cotidiana de las personas, y en Colombia, es una tendencia que viene en alza y se espera aumente aún más en los próximos años. Sin embargo, existe un desconocimiento general sobre el real impacto que estos dispositivos tienen en la salud.

Según el Doctor Jorge Ordoñez Cardales, médico neumólogo adscrito a Colsanitas, “estos dispositivos recargables a menudo se publicitan con menos efectos perjudiciales, en la medida que solo contienen nicotina – no siempre en menor cantidad que los cigarrillos tradicionales- y como una estrategia para dejar de fumar. Sin embargo, la nicotina es una sustancia adictiva y no debería ser consumida cualquiera de sus formas”.

En la lucha por disminuir el consumo de productos de tabaco y sus efectos nocivos y letales, los cigarrillos electrónicos se han convertido en un nuevo reto para las autoridades de salud, las agencias de regulación y los organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud.

¿Cuáles son los aspectos a resaltar de los cigarrillos electrónicos?

1. ¿Cómo funcionan? En los cigarrillos electrónicos la nicotina viene en forma líquida y cuando se calienta el dispositivo se convierte en vapor que se inhala. Esta práctica se conoce como vapear.

2. Sus efectos son desconocidos: Se desconocen cuáles son las consecuencias que traen a largo plazo para la salud los cigarrillos electrónicos. No solamente por la exposición prolongada a la nicotina, sino también por los demás productos químicos que contienen, entre estos, los saborizantes del líquido que resultan atractivos para los adolescentes, y los materiales de los que están hechos estos dispositivos.

3. Común en jóvenes: Este tipo de productos es de amplio consumo entre la población adolescente debido a que socialmente está directamente asociado a adquirir y mantener cierto estatus, independencia y libertad.

4. Antes de los cigarrillos convencionales: Como es una práctica social aceptada, puede conllevar e incitar a jóvenes a que inicien probando los cigarrillos electrónicos que, aparentemente, no son dañinos y esto puede terminar acercándolos a los cigarrillos convencionales que sí contienen alquitrán y demás componentes cancerígenos que se expelen en el humo y alcanza a las personas que están alrededor, convirtiéndolos a su vez en fumadores pasivos.

5. Tabaco por todo el mundo: Aproximadamente mil millones de personas en el mundo fuman, mastican o esnifan productos que están relacionados al tabaco, razón por la cual la OMS a declarado una epidemia a nivel mundial.

Pese a que, aparentemente, la cifra de fumadores se va reduciendo, puede estarse relacionando a que no se tienen en cuenta las personas que tienen el hábito de preferir el cigarrillo electrónico para absorber nicotina u otro tipo de químicos.

6. Alarmante inconveniente: Por ahora, las agencias reguladoras, como la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) en Estados Unidos, prefieren seguir regulando y prohibiendo el cigarrillo electrónico como si fuera el convencional y a esto se le suma que es en sus campañas, no lo recomiendan para dejar de fumar.

Es un error común el intentar ayudar a las personas que fuman, con cigarrillos electrónicos, pero lo que realmente no se sabe es que esto también acarrea un problema de salud, pues los químicos atacan también el cuerpo humano y al ser una práctica socialmente aceptada, puede generar mayor adicción en quienes toman este mecanismo para "salir del cigarrillo" o "dejarlo de lado".