Colombia.com Bogotá Miércoles, 20 / Mar / 2019

¿Cómo saber si estoy en un trabajo tóxico?

Un trabajo tóxico se define como aquel que afecta la salud del empleado es influye de forma negativa en su vida personal.

¿Cómo saber si estoy en un trabajo tóxico?
La desmotivación es uno de los factores. Foto: ShutterStock

¿No tener tiempo para la familia? Un trabajo tóxico hace que estés mucho más tiempo en la oficina que en casa, no permite muchas veces que el empleado tenga familia porque si llega a tenerlo, pierde privilegios que son solo para los solteros.

Te puede interesar: ¿Cómo hacer una huerta en la casa?.

Otra de las señales que enciende las alarmas es cuando se presenta una enfermedad y en la oficina dicen: “Te recomiendo que saques cita en horas no laborales”. Es decir que le exigen a sus empleados que vayan al médico y se hagan exámenes y revisiones en un horario que no sea entre 8 a.m. y 6 p.m. de lunes a viernes.

La Organización Internacional del Trabajo, “tanto los trabajadores como los empleadores reconocen cada vez más que las agresiones psicológicas son una forma grave de violencia. La violencia psicológica incluye el amedrentamiento de grupo o ‘mobbing’, es decir, la intimidación y el hostigamiento psicológico colectivos”.

De igual forma destaca situaciones como: Amedrantamiento, Intimidación y hostigamiento colectivo como las dos más importantes a la hora de evaluar si un trabajo es tóxico.

De hecho que se ponga en duda de que un lugar es tóxico para sus empleados, también afecta a la empresa. No solo porque sus empleados van a tener un descenso en su compromiso, esto va a afectar el clima laboral y el mal ambiente va a estar en el aire.

Pero, ¿cuáles son las señales?

1. Hay una mala comunicación

La comunicación es la primera que se afecta y por eso es uno de los primeros síntomas de que se está en el lugar equivocado. Cuando esta no fluye se crean niveles de desinformación en los que solamente se muestra la insatisfacción de los empleados.

Las actitudes que se toman cuando habla el jefe, el gerente, los juegos que se arman entre los empleados comienzan a mostrar los primeros síntomas.

2. Conflictos con el jefe o los jefes

Ahora es muy común que exista más de un jefe para un grupo y que entre ellos haya rivalidad. Si no se elige bien a esos jefes, desde allí, empezará a quebrarse el clima laboral e impactará directamente en la comunicación.

3.  Ya no se sienten parte de la empresa

Esta es una de las situaciones más comunes, cuando ya no se tiene la camiseta puesta. Lograr que un empleado se sienta orgulloso de su lugar de trabajo es uno de los trabajos más difíciles y de igual forma, uno de los más frágiles, pues ante ciertos descontentos, las personas se desconectan.

Te puede interesar: Consejos de Marie Kondo para tener una casa organizada.

Como en una relación amorosa donde ya no encuentran ‘feeling’, los empleados se sienten desplazados por los problemas y no hallan cómo sentirse cómodos en la oficina o simplemente, haciendo su trabajo.

4. Enfrentamientos en el equipo de trabajo

Generalmente en una empresa hay quienes les gusta trabajar más que a otros y es precisamente esto lo que termina enfrentando a quienes alguna vez fueron un equipo de trabajo. Comienzan los cuestionamientos sobre por qué uno tiene permiso y el otro gana más o simplemente, por qué el otro puede almorzar a una hora determinada y los demás cumplir horario.

5. Desmotivación

El signo por excelencia de un trabajo tóxico: sentirse desmotivado. Cuando esto sucede ya no hay nada qué hacer: no se quiere ir al trabajo, no hay paciencia al escuchar al jefe, las horas son eternas y la hora de salida siempre está lejos. Llega el momento en que los problemas de la empresa ya han consumido a los empleados y se convierte en un verdadero tedio ir a trabajar.

Redacción Vida Sana - Colombia.com