Actualización: Lun, 22 / Jul / 2019 9:48 am
Colombia.com Bogotá Lun, 22 / Jul / 2019 9:40 am

Muchos médicos no están capacitados para dar malas noticias a pacientes y familiares

Se llegó al estudio debido al caso del doctor Ron Naito, quien sabía lo que significaba el análisis de su sangre.

Muchos médicos no están capacitados para dar malas noticias a pacientes y familiares
La razón por la que los médicos no tendrían tacto con los pacientes. Foto: Shutterstock

Ron Naito se desempeñó durante más de 35 años como médico internista en Portland, Oregon, y como a todos, debió pasar por momentos complejos en su carrera donde debía decirles a sus pacientes los resultados que no eran tan buenos y animadores tanto para ellos, como para sus familiares, sin embargo, lo que sucedió en este caso es que todo dio un vuelco y él resultó siendo el paciente.

Foto: Shutterstock

Tras acudir a sus médicos con un resultado que debía determinar qué sucedía en su cuerpo, el primer médico a quien se acercó respondió que sus análisis de sangre eran desbalanceados, por lo cual, no podía darle un veredicto acertado (aun cuando Naito ya sabía que tenía cáncer de páncreas estado 4).

Para obtener otra perspectiva de los resultados, decidió acudir a un segundo especialista que determinó que lo mejor era tomar una biopsia del tumor para luego dar con certeza una respuesta.

Mientras Ron Naito esperaba en la sala del hospital, vio que el médico pasaba junto a un practicante discutiendo sus resultados y escuchó que debatían sobre los cinco centímetros que tenía su tumor, para luego escuchar al médico concluir con un “muy mal.”

Foto: Shutterstock

Naito, que se había desempeñado como médico, sabía que después de los 3 centímetros un tumor era bastante grande, lo cual era una mala señal para la salud del paciente.

A final de cuentas, se diagnosticó a Naito con cáncer de páncreas en estado 4 en agosto de 2018, pero jamás el médico le confirmó que su diagnóstico era terminal, razón por la cual él mismo leyó sus resultados y analizó lo que estas querían decir para así darse cuenta que su vida estaba por terminar.

Foto: Shutterstock

Al concluir esto y determinar él mismo que le quedaban más o menos seis meses de vida, decidió enseñarles a los futuros médicos de Oregon Health & Science University (OHSU), para los que era mentor, la lección que le había dejado esta experiencia: cómo decirle a un paciente que está concluyendo su ciclo de la vida.

“Es algo que nunca nos han enseñado (…) Todo el mundo se siente incómodo haciéndolo. Es algo muy difícil”, comentó el doctor Naito al portal informativo CNN.

Aparentemente, este tipo de comportamientos en los médicos se da porque “la muerte se considera un fracaso”, según comentó el doctor Brad Stuart y agregó: “Curar lo es todo y la sanación se ha olvidado.”

Juliana Palomino - Colombia.com