Actualización: Mié, 19 / Jun / 2013 11:56 am
Miércoles, 19 / Jun / 2013

La rúcula, una planta con importantes propiedades

Archivado en Nutrición

Considerada hasta hace poco una mala hierba, esta formidable planta con importantes propiedades nutricionales y terapéuticas, en la actualidad comienza a gozar de fama internacional en la alta cocina. 

La rúcula, una planta con importantes propiedades
La rúcula (Eruca sativa mill) pertenece a la familia de las coles. Es una planta silvestre similar al berro, originaria de la cuenca del Mediterráneo y de Asia occidental. Se cultiva en Europa meridional, Egipto, Sudán y América. En la India la cultivan por su semilla.

En la antigüedad era recolectada y consumida por los romanos como ensalada, costumbre que en la actualidad se ha recuperado, especialmente en los países europeos.

En la década de los noventa, se inició el cultivo de rúcula a gran escala, en forma extensiva e invernaderos. Es habitual en la gastronomía de países como Italia, Francia (en el sur) y Grecia.

En Italia se cultiva todo el año, mientras que en España crece desde el final del invierno hasta que termina la primavera, sobre todo en exterior. Esta planta requiere pocos cuidados y es resistente muy bien al calor, por lo que se puede cultivar en pequeñas macetas.

Principales componentes y propiedades
El análisis bromatológico de la rúcula muestra una cantidad considerable de vitamina C, beta-caroteno o pro-vitamina A, y minerales como el magnesio, el potasio y el hierro. La combinación de hierro y vitamina C, le brinda cualidades antianémicas, ya que la vitamina C aumenta la absorción del hierro no hemo, propio de los vegetales. 

Beneficios de la rúcula
La fibra de la rúcula mejora la regularidad digestiva y nos da sensación de saciedad, al tiempo que tiene pocas calorías. Por esto, es uno de los alimentos que debes incluir en tu dieta si necesitas bajar de peso. Además, ayuda a reducir el colesterol y regular el azúcar en sangre, lo que nos previene de muchas enfermedades cardiovasculares y de la diabetes.

La rúcula es un desintoxicante poderoso, perteneciente a familia de las crucíferas -junto con el brócoli y la col-, conocidas por sus altas dosis de antioxidantes. También son conocidas por tener glucosinolatos, encargados de luchar contra el cáncer de pulmón, colorrectal, de mama, de próstata y de páncreas.

La vitamina A y los flavonoides, por su parte, protegen del cáncer de piel, de pulmón y bucal. Además tiene fitoquímicos con efectos quimioprotectores.

También tiene clorofila, que previene el daño en el ADN y el hígado producido por las aflatoxinas, sustancias cancerígenas que se encuentran en el moho que en ocasiones tiene el maní, el maíz y los frutos secos.

Esta verdura cuenta con grandes cantidades de calcio, necesario para los huesos, así como también vitamina K, necesaria para la absorción del calcio. Esta vitamina también desempeña un papel importante en la prevención de enfermedades al corazón.

También nos ayuda a reducir inflamaciones crónicas, y protege al cerebro del envejecimiento por su alta dosis de vitamina B y ácido fólico. La vitamina C nos ayuda a mejorar el sistema inmune, haciendo más difícil que nos enfermemos.

La rúcula es importante para la salud de nuestros ojos, ya que tiene carotenoides, conocidos por frenar la degeneración macular y prevenir las cataratas.

Por otra parte, es una fuente de hierro, potasio, manganeso y fósforo, todos los minerales esenciales necesarios para nuestra salud. Al mismo tiempo es bajo en oxalatos, que inhiben la absorción de los minerales por el cuerpo.

Con medios.