Actualización: Dom, 04 / Ago / 2019 10:58 am
Colombia.com Bogotá Dom, 04 / Ago / 2019 10:31 am

¿Qué es y cómo se previene la parálisis del sueño?

¿Alguna vez has despertado sin poder moverte, sin poder gritar y con la sensación de que algo o alguien está cerca?

La parálisis del sueño, un trastorno muy aterrador
La parálisis del sueño es un trastorno cada vez más común. Foto: Shutterstock

Imagina lo siguiente: Despiertas después de un corto sueño, abres los ojos, percibes que a tu alrededor hay algo extraño, es algo sobrenatural y sumamente aterrador, intentas correr y no puedes ni moverte ¿Qué? ¿Ya lo has vivido? Entonces déjame decirte que has padecido de parálisis del sueño.

La parálisis del sueño está dentro de la clasificación internacional de los trastornos del sueño, más exactamente dentro del grupo de las parasomnias, y se asocia a breves momentos en los que la persona despierta con comportamientos, emociones y percepciones durante la noche y sin que esto afecte el nivel de vigilia diurno.

Hay que decir que la parálisis del sueño ha acompañado al ser humano desde hace mucho tiempo y por ello en la antigüedad se asoció a la presencia de seres mitológicos como demonios o súcubos, fantasmas y brujas. ¿Te suena tonta la explicación? No lo es en realidad, ya que muchas personas que lo han padecido han visto y sentido presencias extrañas, no solo en la misma habitación sino que en ocasiones sobre el cuerpo.

La pesadilla, también conocida como El íncubo,
es un cuadro de Johann Heinrich Füssli

Si la experiencia por si sola ya suena aterradora, hay que agregar que además de la parálisis total del cuerpo hay un elemento que agrega más terror, la incapacidad de gritar y la irrefrenable necesidad de hacerlo.

La ciencia sin embargo ha descubierto que esta experiencia es común en los seres humanos cuando no se tienen hábitos de sueño muy saludables, como lo son los horarios irregulares, privaciones extremas del sueño y el estrés. Se estima que entre el 50% y el 60% de la población mundial la padece y que es un evento frecuente en entre el 6% y el 7% de las personas.

El fenómeno sería el resultado de una disociación entre el sueño MOR, responsable de la relajación muscular, y los mecanismos responsables de mantener en alerta al cerebro. Básicamente consiste en que tu mente despierta pero tu cuerpo sigue dormido.

Síntomas de la parálisis del sueño

Aunque la parálisis del sueño suele variar en cada persona, se han clasificado las experiencias según sus características de la siguiente manera:

Alucinaciones táctiles: Aquí, lo que la persona siente es que hay una presencia en la habitación que toca alguna parte del cuerpo o que, en algunos casos, se sienta en las orillas de la cama.

Alucinaciones visuales: La experiencia va acompañada de visiones borrosas en las que se puede identificar a personas o seres vivos que se encuentran en la vista periférica, lo que dificulta su identificación. 

Alucinaciones auditivas: En algunos casos de parálisis del sueño se han descrito diversos ruidos que acompañan la alucinación. En el 37% de los casos este ruido se identifica como voces humanas o susurros difíciles de comprender. En otros casos la alucinación es acompaña de música o sonidos poco claros de sierras, golpes y chillidos.

Sensación de presencia: Aunque no necesariamente esté acompañada de visiones o sonidos extraños, algunas personas han descrito sentirse observados durante el sueño sin ser capaces de identificar quien o donde los observa. Esta sensación, sumado a la imposibilidad de gritar, deriva en episodios de ansiedad. 

Presión en el pecho: Existen casos en los que se ha reportado la sensación de que algo se encuentra sobre la persona que duerme dificultando su respiración. En algunos países de América Latina se ha bautizado este fenómeno como “subida del muerto” y suele ser la peor de todas ya que puede involucrar alucinaciones de estrangulamiento.

¿Cómo prevenir la parálisis del sueño?

Para evitar estos episodios los médicos recomiendan:

- Ser muy estricto con los horarios del sueño, evitar siestas durante el día y no acumular mucho tiempo sin dormir.

- Durante los episodios es importante no perder la calma y entender que se trata de un episodio normal que no se debe a nada sobrenatural.

- Los casos de parálisis del sueño no suelen durar más de dos o tres minutos, por lo que se recomienda cerrar de nuevo los ojos y esperar a que pase. Luego de recuperar la movilidad es importante permanecer un rato despierto antes de volver a dormir para evitar que se presente nuevamente.

- El ejercicio antes de dormir también puede ayudar a que la distorsión en el sueño MOR se reduzca. Por otro lado, se ha identificado que dormir boca arriba suele ser un factor común de los episodios de parálisis del sueño, por lo que se recomienda evitar dicha postura.

Alejandro Poveda - Colombia.com